• Paola López  P.lopezb@javeriana.edu.co

Detrás del Vuelo del Guacamayo


El pasado 9 de febrero, los estudiantes de Comunicación social de la Pontificia Universidad Javeriana, Lucía Franco, Diana Camacho y Fabián Higuera recibieron el premio El sacrificado del Circulo de Periodistas de Bogotá por su tesis documental El vuelo del Guacamayo; un homenaje a Roberto Franco (q.e.p.d) y su trabajo como investigador de las tribus indígenas aisladas de nuestro país.

Cuando Diana, Lucía y Fabián comenzaron a trabajar en Directo Bogotá fueron a cubrir Carta a una sombra, la película de la nieta de Héctor Abad Faciolince sobre su libro El olvido que seremos. Para Lucía fue un momento de enfrentamiento. Ver un homenaje de tal magnitud la hizo pensar en la posibilidad de realizar un tributo para su papá, Roberto Franco, quien había fallecido hacía menos de un año. Para ese momento parecía un trabajo imposible, pues el dolor de la pérdida era muy reciente y Lucía ya tenía tema para su trabajo de grado.

Poco tiempo después, se encontró con Pablo Mora Calderón, antropólogo, investigador y director de cine, quien le insistió en que hiciera su trabajo de grado sobre su papá: “La historia de tu papá en verdad vale mucho la pena, y se va a perder en el olvido si alguien no hace nada al respecto”. A pesar de sus palabras alentadoras, Lucía pensó que no estaba lista para emprender esa aventura y mucho menos sola. Justo después de hablar con Pablo, Lucía se encontró con Fabián, Diana y el profesor de periodismo televisivo, Germán Ortegón, y les contó lo que había sucedido. Germán les propuso que hicieran la tesis juntos y que él se las dirigía. Decidieron pensarlo durante el fin de semana, pues cada uno ya tenía adelantado gran parte de su trabajo de grado, pero los convenció la idea de homenajear a una persona tan reconocida -politólogo de profesión, pero antropólogo de corazón- tan reconocido como lo fue Roberto Franco. Así inicio el vuelo del Guacamayo.

El 6 de septiembre de 2015, se conmemoró el primer aniversario de la muerte de Roberto Franco. Durante la ceremonia, que se hizo en la casa de la familia Franco, comenzó la planeación del viaje. Tenían en contra el tiempo: contaban con menos de siete meses para viajar al Amazonas, Cocuy y Boyacá; también debían realizar la investigación, edición y producción del trabajo y no contaban con suficientes recursos económicos.

Patricia Vargas, la mujer de Roberto y mamá de Lucía, fue desde el principio parte fundamental del documental. Ella los motivó a ir a las organizaciones donde él había trabajado para pedir financiación. Fue así como Amazon Conservation team, Parques Nacionales y Patrimonio Natural, les abrieron las puertas. Para ellos, Roberto había sido un gran investigador y el documental también les serviría para visibilizar su trabajo. Les brindaron los tiquetes, la lancha y la estadía en los viajes al Amazonas y Boyacá. Al Cocuy no pudieron viajar porque el parque estaba cerrado.

El mayor temor de Lucía era enfrentar la muerte de Roberto. Vivir el duelo que había dejado pasar durante un año, un duelo que tenía pospuesto. Una de sus grandes motivaciones fue su equipo de trabajo. Fabián y Diana no habían conocido a Roberto, pero su amor por él y por su labor hacía parecer como si hubieran pasado años juntos. Esta fue una de las razones por las cuales el equipo funcionó, cuando Lucía atravesaba los momentos duros, Fabián y Diana intervenían para ser un polo a tierra. Lograron encontrar el equilibrio entre el trabajo y el duelo. Además, conocer a este personaje les dio la oportunidad de forjar una amistad que logró transcender cada obstáculo.

Y eso es lo que se ve reflejado en el documental. No es solo la historia de una familia que perdió al esposo y al papá, es la historia de un hombre que entregó su vida por la protección de los pueblos indígenas aislados. El documental está contando desde los recuerdos de sus amigos y colegas de distintas instituciones como: Alex Alfonso; Omar Cubeo, Presidente IPEA; Daniel Aristizábal, Consultor ACT; Carolina Gil, Directora ACT; Mauricio Valderrama, Director F. Humedales; Álvaro Soto, ex director ICANH; Luis Ángel Trujillo, Geoffrey Halliday, Eduardo Villareal, amigos. Un homenaje al trabajo y a la pasión de Roberto Franco por el ambientalismo, la diversidad cultural y la naturaleza.

Roberto fue una excusa para poner sobre la mesa los grandes problemas del medio ambiente, como los de la Laguna de Fúquene en Boyacá. Es una historia que permite soñar, muestra que no todo está perdido. Gracias al trabajo de Roberto Franco, no solo se descubrieron 14 pueblos indígenas aislados, sino que se creó una política pública para protegerlos de los madereros y los caucheros y, de esta forma, mantenerlos en situación de aislamiento para preservar sus tradiciones. El trabajo de conservación, y en especial de respeto de estas tribus no es un tema que se debe dejar en el olvido; eso es lo que estos tres periodistas quisieron visibilizar con el documental.

Recorriendo los pasos de Roberto Franco

La experiencia de los tres fue única, pues Lucía nunca había ido al Amazonas con Roberto, pero los tres comenzaron a seguir los pasos que él recorrió. Descubrieron una nueva faceta del personaje, como su estilo hippie y, junto a ella, creció su admiración y sus ganas de seguir conociendo el trabajo de más de 30 años que había llevado a cabo Roberto y, en especial, la importancia de las comunidades indígenas aisladas de nuestro país.

El nombre del documental, El vuelo del Guacamayo, nació durante un sobrevuelo del río Caquetá, cuando le preguntaron a Roberto en qué animal le gustaría reencarnar y su respuesta fue: “En un Guacamayo, porque es un animal multicolor y se puede quedar protegiendo la selva”. Lucía, Fabián y Diana fueron al sitio donde había ocurrido el accidente de la avioneta, el 6 de septiembre de 2014 en Araracuara, que significa nido de guacamayas. Aunque no habían definido el nombre, de alguna forma todo giraba en torno a este animal. Era un símbolo.

Durante un viaje en lancha, Lucía escribió en una libreta azul “El vuelo del Guacamayo” y se dibujó junto a sus compañeros en la que sería la noche de estreno del documental. Pero nunca les mostró el dibujo. Al volver a Bogotá, la mamá de Diana (que habla con los ángeles) le dijo a Lucía que ella había escrito en su libreta azul el nombre del documental. Roberto le había dicho que así debía llamarse el trabajo pues estaba lleno de significado para él.

El documental es el resultado de una amplia investigación. Patricia Vargas fue una guía que permitió que ellos entendieran y conocieran la historia de los dos sitios que iban a visitar. Parte de su trabajo fue ahondar en las distintas temáticas y problemas de los lugares. Este documental tiene entre de sus particularidades que es hecho por periodistas sin mayor dominio del lenguaje audiovisual, el cual aprendieron sobre la marcha. Se le midieron a viajar, a entender todos y cada uno de los términos de las investigaciones realizadas por Roberto. Es un trabajo que tiene todo de mágico y de único; se pueden oír las voces de estos periodistas narrando su experiencia y explicando el gran reto que conlleva proteger las tribus aisladas.

En enero de 2016 comenzaron las grabaciones. Hicieron 50 entrevistas para lograr recorrer de la mejor forma los pasos de Roberto. El 11 de marzo viajaron al Amazonas y volvieron el 24 del mismo mes. Para ese momento ya habían viajado 2 veces a la Laguna de Fúquene. La realización del libreto fue un trabajo de tres semanas. Durante el mes de mayo se dedicaron a editar y corregir los últimos detalles del documental.

A pesar de las dificultades que se presentaron en el camino, este documental fue premiado como tesis meritoria de periodismo en la Facultad de Comunicación y Lenguaje de la Pontificia Universidad Javeriana. Y el pasado 9 de febrero recibieron el premio del Circulo de Periodistas de Bogotá en la categoría Mejor tesis de grado.

Y es que, al morir Roberto Franco se comenzó a dimensionar la magnitud de su trabajo. Sus investigaciones nunca se realizaron en pro de un premio o de algún reconocimiento, su trabajo trascendía todas esas fronteras. Su sencillez y amor por lo que hacía, permitió que este documental reflejara no solo su vida, sino la vida de una Colombia diferente, apartada, olvidada.

#CPB #CirculodePeriodistasdeBogotá #Tribusaisladas #Comunicaciónsocial #Tesis

DIRECTOBOGOTA.COM
Es un proyecto de la Facultad de Comunicación y Lenguaje de la Pontificia Universidad Javeriana, 
dedicado al periodismo digital,  la producción audiovisual  y  las narrativas interactivas y transmedia
Copyright: - 2015 - 2020
directobogota@javeriana.edu.co
Licencia de Creative Commons