• María José Vásquez -

Coco Jadad: más que un puesto número uno en iTunes


Luego de ser conocida como la cantante barranquillera que fue sensación en iTunes a los 15 años, Coco Jadad se muestra como una artista que a través de su música quiere hacer sentir a la gente.

Nicole Jadad Tamer tuvo la oportunidad de alcanzar una meta con la que muchos artistas sueñan, grabar en Los Ángeles. Junto a productores como Evan Rodeniche y Frankie Jazz grabó sus primeras canciones en The Emergency Room, incluyendo la que alcanzó el puesto número uno en descargas en iTunes. Su hermana Vanessa fue la que le dio la noticia por medio de un pantallazo y la tomó por sorpresa, pues no esperaba que a su corta edad una de sus canciones fuera un hit.

Sensible, fuerte, independiente o de moral distraída son las palabras con las que se describe a sí misma la barranquillera Coco Jadad. Esta mujer tiene sus ideales claros y levanta la voz cuando se le habla sobre temas de igualdad de género. Hoy en día es una artista segura de sí misma que quiere hacer sentir a las personas con su música, a pesar de no haber sido muy bien vista cuando comenzó con su carrera musical. Para ella “la música son sonidos y los sonidos son frecuencias, las frecuencias son vibraciones y las vibraciones son movimiento”.

Coco Jadad//tomadas por: Ana Cristina Vallejo

Directo Bogotá (D.B.): En cuestión de 42 horas ocupó el primer puesto de descargas en iTunes Colombia en la categoría Rock con la canción, ‘Overdose of the heart’, y fue todo un fenómeno. ¿Cómo le cambió su vida y su profesión este boom?

Coco Jadad (C.J.): No sé si me cambió mucho sino que me hizo dar cuenta de que la música y lo que yo estaba haciendo podía llegarle a más de una persona, de que tenía cierto tipo de presión por parte de las personas para poder seguir avanzando en la música y así poderles dar más de lo que ya les había dado. En lo profesional, yo lancé este EP ‘Overdose of the heart’ por placer, por decir que el que lo quiera escuchar ahí está. Al estar en el número uno en iTunes, me metí profesionalmente en la música.

D.B.: En el momento en que Sony Music la firma, ¿cambiaron los planes que tenía en cuanto a su carrera musical?

C.J.: Sí, bastante. Yo tenía 15 años, estaba en el colegio y no sabía ni siquiera qué quería estudiar en la universidad. Pero a los dos meses firmé con Sony Music entonces no era algo a largo plazo sino que se dio enseguida. Yo pienso que son señales, nada sucede al azar y eso tenía que suceder para darme cuenta de que tenía que ponerle toda mi alma y mi cabeza a este proyecto desde ya y no dejarlo pasar.

D.B.: ¿Qué ha cambiado de esa Coco a los 15 años que se encontró con esa realidad, a la persona que es ahora?

C.J.: Me he dado cuenta de que el mundo musical no es fácil. Al igual que en cualquier otra carrera, la música es un mundo que se trata de tener contactos y estar en la jugada, pero lo chévere es que me gusta esto. A veces es difícil pero soy un camaleón, me acoplo a la situación en la que esté y aprendo lo que tenga que aprender y así es como me he mantenido fuerte en esta carrera. Creo que me he convertido en una persona además de fuerte, muy luchadora.

D.B.: Al principio era una niña introvertida, cantaba para usted y para su familia, pero ahora vemos sus redes sociales y parece todo lo contrario…

C.J.: Sí, cambié mucho. En una sociedad y una cultura como en la que yo crecí en Barranquilla, uno está muy regido por el qué dirán, por quién es tu papá, de dónde vienes, en qué colegio estudiaste, etc, y yo siempre me he considerado una persona muy tranquila en este aspecto. No me interesan este tipo de cosas y quizás por eso siempre sentí que no podía expresarme libremente. Temía perder la libertad que sentía al estar siempre sola o en mi grupo de amigas en el que nadie me iba a decir que no hiciera lo que yo estaba haciendo porque solo lo compartía con muy pocas personas. Y cuando empecé mi carrera artística y a conocer personas que pensaban y vivían como yo, me di cuenta de que tenía una moral de vida parecida a la de ellos y que no tenía que esconderme y tener miedo porque el mundo no es solamente esa ciudad y esa sociedad, sino que hay tantas posibilidades de ser. De eso se trata todo mi álbum: de poder salir y sentirme libre en esta vida que llevo.

D.B.: Fernán Martínez, el mánager de Juanes, Enrique Iglesias y otros artistas en anteriores oportunidades, dijo en un tweet: “Coco Jadad, una barranquillera, es la sensación en iTunes.” ¿Cómo fue posible proyectar sus canciones a nivel internacional en iTunes?

C.J.: Eso es algo que ni siquiera yo puedo responder (risas). Se alinearon los planetas y lancé la canción el día que era, donde quizá no habían tantos lanzamientos y tal vez no había una persona con mi perfil que hubiera lanzado una canción en ese mismo lapso. Esto me permitió tener un spotlight por un largo período. Fernán Martínez trinó, luego tuve la oportunidad de conocerlo y me di cuenta de que era una persona increíble y sabia. Nunca he dejado de repetir lo que me dijo: “si fuera fácil, no sería divertido”. Se trata de divertirse aunque sea duro y sacarle el lado positivo a todo lo que te trae el camino.

D.B.: ¿Entonces fue algo como salir de su zona de confort y al mismo tiempo encontrarse?

C.J.: Sí. De hecho, la primera canción de mi álbum se llama ‘Take Em’ y habla de ese viaje en el que puedes tener la salvación por un precio. Sientes libertad de ser quien quieres ser, pero el precio es que te rechazarán de cierta manera, te criticarán. Pero si uno sigue luchando y le pide a las estrellas que le iluminen el camino, así será. Uno no puede rendirse porque al final es uno quien estará a salvo.

D.B.: En un principio sus padres la obligaban a ir a clases de guitarra y no le gustaba porque tenía que caminar. ¿Cómo evolucionó esa obligación al canto y a un amor por la música?

C.J.: No es por ser floja sino que en Barranquilla hace ‘culo’ de calor, mi guitarra pesaba mucho y yo era una niña de 10 años. Además, no se sentía bien que me gritaran cosas mientras caminaba, pero mis papás siempre me educaron de una forma muy independiente y yo tengo que ser fuerte y luchar por mis ideales. Le cogí tanto amor a la música y a mi profesora, que caminar con ese solazo y con esos hombres gritando cosas ya no se me hizo tan difícil porque mi destino tenía algo mucho más importante que eso: cantar canciones.

D.B.: En ese momento eran clases de guitarra, ¿pero ya cantaba?

C.J.: No, yo no cantaba aunque yo siempre estuve en el coro del colegio y mi profesora Thalía me decía: “tú puedes cantar, tienes voz pero te da miedo sacarla”. Yo era muy penosa y fue ese proceso en el que empecé a soltarme, a coger todas esas frases y cuentos que tenía guardados para convertirlas en canciones. Tal vez cuando empecé a expresarme, a muchos no les gustaba y pues nunca me importó mucho lo que me dijera la gente en ese aspecto.

D.B.: ¿Por qué decidió cantar en inglés?

C.J.: La pregunta favorita (risas). Mitad de mi familia es de Norteamérica y de alguna manera mi abuela influyó. Toda la música con la que me criaron mis padres es anglo y tal vez me sentía cómoda en dicho idioma porque observaba que el español es muy directo y hermoso, en el que tú dices algo y eso es lo que significa. En cambio, en el inglés una frase puede tener muchos significados. Por lo tanto, esto me permitía sentirme libre diciendo una verdad que se podía interpretar de diferentes maneras. Claro que yo siempre he cantado en español y en el álbum hay dos canciones en español y lo que sacaré este año también será en este idioma. Es dejar que esa libertad surja y no tener miedo de decir las cosas como son.

D.B.: Duró más de cuatro años trabajando en el álbum que lanzó en diciembre. ¿En qué se inspiró y a qué se debe el nombre ‘No Name’?

C.J.: ‘No Name’ habla sobre decir que un nombre no te define, tú eres mucho más de lo que tu nombre y tu apellido pueden ser, que es algo muy recurrente en las sociedades colombianas. No es de dónde eres sino quién eres, y por eso el prólogo dice “mi nombre es el sonido de las olas del mar, lo que yo he sido, lo que soy y que yo decido hacer”. Por eso la portada y todo el arte soy yo mirándome a un espejo y mi reflejo soy yo misma pero haciendo otra pose, haciendo referencia que la persona que la persona que se refleja no soy necesariamente. Soy de moral distraída y por eso cuando abres el disco, te puedes ver en el CD porque este álbum pensando para ti y estoy segura que alguien se puede identificar en alguna canción. Son historias que en algún momento fueron mías pero que también pueden ser de cualquiera.

D.B.: Ahora que decía lo de moral distraída, nos acordamos de su reciente presentación en el restaurante ‘Smoking Molly’ donde contó la historia de cómo un amigo comenzó a decirle eso y fue el nombre que le dio a una de las canciones que lanzará próximamente...

C.J.: Estaba hablando con un amigo y me preguntó sobre mi vida. Le conté sucesos y él concluyó que yo era de moral distraída. Me explicó que no es que sea una mala persona o que no esté segura de lo que quiero, sino que todavía hay cierto tipo de inocencia en mí, que cuando hago cosas no pienso en hacer el bien o el mal, sino en sentirme libre. La canción dice “no me digas que te diga lo que tú no quieres oír porque estoy cansada de fingir y la verdad te puede herir”. Es como decir que quizás no estarás de acuerdo con mis ideales, así que no preguntes pues no quiero que te alejes de mí. No todos somos iguales, déjame ser de moral distraída.

D.B.: En su álbum ‘No Name’ en la canción ‘Secrets’ al final canta una niña chiquita. ¿Quién es y por qué decide hacerla parte de su álbum?

C.J.: Fue algo muy espontáneo. La verdad es que yo estaba grabando la canción y le mandé un pedacito a mi hermanita para que la escuchara porque es su canción favorita desde que la escribí, y ella me mandó una nota de voz cantándola. Se la mostré a Sejo, el productor, y me dijo “mándame eso ya que lo vamos a incluir en la canción”. La voz de Samia significa que uno sigue siendo inocente.

D.B.: Cada vez que está en escena o en alguna rueda de prensa, suele tener una barbie sirena a su lado llamada Lailac, su amuleto de la suerte, ¿A qué se debe esto?

C.J.: Lailac (risas). Ahora se las traigo aunque está muy sucia. Es una sirena que cuando empecé a presentarme en escenarios yo quería tener un amuleto conmigo que me recordara siempre mis ideales. No tenía que ser una barbie pero estaba ahí entonces esa fue la que cogí y modifiqué. Le hice la cola de sirena y le pinté el pelo. La sirena es un símbolo de misterio, de feminismo, de sensualidad y de fuerza. Tiene ese look místico que me encanta, de ser fuerte y tener poderes como que se revelan con la luz de luna y yo siempre hablo de que la noche te permite ser libre.

Lailac//Apartamento de Coco//fotografía tomada por Isabella Vásquez

D.B.:¿Han sido fuente de inspiración a lo largo de su carrera?

C.J.: Sí pues desde pequeña he sido muy apegada al mar. Cuando estoy en el océano, floto, escucho nada, todo es tranquilo. Además, la voz de la sirena te encanta y te pone en trance y de cierta manera te embruja. Eso es como lo que trato de hacer con mi voz, imitar a una sirena y atraparte en mis canciones.

D.B.: Esta Barbie es un símbolo de protesta hacia el estereotipo de belleza que se tiene hoy en día. ¿Cuál ha sido la influencia de los estereotipos en su trayectoria personal y musical?

C.J.: No es un estereotipo como tal sino cualquier cosa que te rechace a ti como persona. Un día yo vestía como hippie, otro súper básica, otro retro. Me gusta experimentar diferentes personalidades y estilos y estos son los estereotipos por los que la sociedad me decían que “qué rara”. ¿Chokers? Ese collar es de perros. ¿Labios y uñas negras? Eres emo. ¿Te pintaste el pelo morado? Eres loca y lesbiana. Mi música y mi voz dicen que no tienes que encajar en un perfil para escuchar mi música y de eso me he dado cuenta con mis fans. Todos estamos aquí por el arte.

D.B.: Hasta el momento hemos hablado mucho de música pero ¿cómo ha influenciado el arte su carrera?

C.J.: Mi mamá es pintora (señala un cuadro a su lado izquierdo). Este cuadro lo hizo ella y también decoró toda mi casa. Ese otro lo hizo una tía mía y este que está atrás lo pintó mi abuelo. Entonces siempre he estado rodeada de arte en mi vida. Además, sigo mucho las obras de Picasso y de Dalí. Hay una frase en Overdose of the heart que es “I'm a full-on monet”. Es decir, que de lejos te ves bien pero si te acercas es un completo desastre. Relojes Derretidos de Dalí mi infuenció para Quicksands donde menciono “small hours in the morning grow bigger”. Es decir, que el tiempo se puede expandir y puede ser rápido o corto dependiendo de tus emociones.

D.B.: Como artista, ¿siente que tiene el poder de transformar la vida de aquellas mujeres que en algún momento se han sentido vulneradas?

C.J.: Depende de la persona pero sé que la música te puede cambiar, es el mejor medio para viajar. Creo que mi música te puede hacer sentir algo. Si no, no creo que estaría aquí.

D.B.: ¿Utiliza sus redes sociales para hacerlo?

C.J.: Sí. De hecho, muchas personas me escriben por Tumblr, Instagram o Twitter acerca de estos problemas. Se siente bien porque mis canciones dejan de ser mías y se convierten en las de otros. La música son sonidos y los sonidos son frecuencias. Las frecuencias son vibraciones y las vibraciones son movimiento. Por eso la música te tiene que mover de alguna manera.

D.B.: Cualquier persona que conozca a Coco Jadad y sus trabajos musicales, sabe que Lana del Rey ha influido en su carrera, así como también Tracy Chapman. ¿Qué es lo que más admira de estas artistas?

C.J.: Lana del Rey me encanta por el tema de que ella dice la verdad cruda y todas las imperfecciones que hay pero no estoy de acuerdo en que para mí ella no es feminista. En su música habla mucho de necesitar un hombre, de morir por él, de qué hacer cuando no esté y yo soy todo lo contrario. Soy una persona feliz que habla de cosas tristes, melancólicas. Tracy es todo lo contrario de Lana. Es una activista sobre los derechos de las mujeres. Sus canciones hablan mucho sobre estar enamorada o triste pero nunca te hacen sentir que no sirves para nada, que no hay vida después de ese hombre. Siempre me ha gustado mucho la música acústica y Tracy Chapman tiene un tono de voz grave como el mío. Por eso es que Lana y Tracy han sido parte de mis influencias porque normalmente no me encontraba sino con artistas que cantan agudo. Ojalá pudiera llegar tan alto como Celine Dion pero la realidad es que soy contralto y canto así. Encontré artistas que me lo permitieron y por eso son mis favoritas.

D.B.: Además de solista, tiene una marca llamada ‘Chokers by coco’ que se dedica a vender por redes sociales chokers con un estilo único. La última colección, ‘Blah collection’, que fue lanzada la semana pasada, llega con una propuesta diferente al incluir camisetas y crop tops dentro de sus productos. ¿Por qué decide apostarle a incluir estos productos?

C.J.: Es una de mis pasiones. Siempre me ha gustado hacer cosas y crear. Me encanta pintar y diseñar. Con los chokers, mi propósito principal es hacerte sentir segura. Siempre involucro diferentes tipos de modelos en mis fotos de chockers para decirte que no tienes que encajar en un solo perfil. A veces, me dicen “Coco no me siento cómoda, qué tal que a mi novio no le guste”. Pero eso depende de ellas. He podido entablar amistades con mis clientas y me dicen hazme ese modelo y yo se los diseñó one of a kind, solo para ellas. También manejo máximo diez chokers por cada modelo porque no me gusta que todo el mundo tenga lo mismo. Trato de brindar exclusividad para que se sientan únicas y especiales y eso también lo trato de hacer con las camisetas que hice del mismo concepto.

D.B.: Las camisetas y los crop tops tienen estampadas frases como “Mood as fuck”, “It’s all about you, “I mean you, I mean me”, “Sometimes I think, sometimes I don’t”, entre otras. ¿Son estos mensajes el reflejo de algo en especial?

C.J.: Son pensamientos inocentes. Si compras esta camisa estás diciendo algo de ti. Son pensamientos todos muy liberales, un poco feministas en el sentido en el que dicen “yo soy libre y no pienso y no es que sea una loca sino que a veces pienso y a veces no. A veces tomo y tengo sentimientos revueltos”. “Mood as fuck” es como decir este es mi estado de ánimo y déjame en paz, no voy a cambiar por ti ni por nadie. Es esa manera de darle la oportunidad a la gente de decir algo de su personalidad usándolo en su ropa.

D.B.: ¿Cuáles son los planes para el futuro de Coco Jadad?

C.J.: Estaré lanzando colaboraciones y canciones nuevas. No me estoy enfocando en crear un álbum en estos momentos porque siento que tengo sentimientos muy revueltos para crear un concepto. Por eso este año, me dedicaré a lanzar sencillos y a seguir tocando.

#Música #CocoJadad #SonyMusic #iTunes

Licencia de Creative Commons
DIRECTOBOGOTA.COM
Es un proyecto de la Facultad de Comunicación y Lenguaje de la Pontificia Universidad Javeriana, 
dedicado al periodismo digital,  la producción audiovisual  y  las narrativas interactivas y transmedia
Copyright: - 2015 - 2020
directobogota@javeriana.edu.co