• Mateo Medina Abad - medina.mateo@javeriana.edu.co

El lugar por donde la cultura emerge


Más que ser el creador de Cine Tonalá en Colombia, Salomón Simhon es un director de cine que se define a sí mismo como un promotor de la cultura emergente.

Salomón Simhon// Cine Tonalá // Fotografía tomada por: Mateo Medina Abad

En la mitad del barrio La Merced en Bogotá, en la calle 35, justo arriba de la carrera Séptima se encuentra el lugar donde está la obra prima de Salomón Simhon: Cine Tonalá. Este lugar donde se vive cine y se respiran literatura, arquitectura y la historia de una casa de más de 80 años. El primer Cine Tonalá en Colombia, esperando la apertura de tres nuevos, en Cali, Medellín y Bogotá.

Su dueño, Salomón Simhon, es un joven director bogotano, quien ha creado desde videos musicales, publicidad, hasta su propia película ‘El Detective Marañón’. Tal como dijo una de sus empleadas, en su personalidad se ve reflejado el lugar pues ambos son tranquilos, pero dinámicos.

A Salomón lo conocí después de un cigarrillo. Dos o tres aspiradas, lo apagó y me invitó a un tinto. Nos sentamos al lado del bar. El piso de madera todavía crujía en algunas partes, la taquilla justo a la entrada exhibía las películas del día, y los cortos que se presentarían en la noche con Bogoshorts. En las paredes pintadas de negro se respiraba el cine con carteles viejos, del cielo colgaban luces redondas que hacían del ambiente más cálido, y al fondo justo al lado de la sala más grande del cine, la sala Tonalá, hay una apertura en el techo, donde en una pared de ladrillo, contrastada con una pared de un azul fuerte se lee en luces de neón amarillas “El lugar por donde el sol sale”.

Entrada a la casa // Cine Tonalá // Fotografía tomada por: Mateo Medina Abad

Hacia la calle, y justo al lado de la mesa que el eligió para la entrevista, se ve el bar, lleno de botellas que decoran y le dan un sentido completo a la casa. Ahí su mixologo, le trajo a Salomón un nuevo coctel de tequila, piña, fresas y mucho hielo. Luego, después de probar esta mezcla, que el mismo me pidió que tomara comenzó la entrevista.

Directo Bogotá (D.B.): Uno de sus empleados dijo que en su forma de ser relajada y en su tranquilidad se ve reflejado Cine Tonalá. ¿Qué opina de eso?

Salomón Simhon (S.S.): Pues no sé si es bueno o malo (se ríe). Yo soy un man muy desordenado y trato que Tonalá sea lo más ordenado del mundo, entonces pues no sabría qué decirle (se ríe otra vez). Pero la idea era hacer un lugar que más allá de ser bonito en su diseño, donde todos los estratos se sientan bien. Por general, la gente me pregunta cuál es el target de Tonalá y pues es muy chévere responder que no tiene target. Aquí vienen señoras, punketos, cineastas, estudiantes… como que Tonalá logró crear un lugar donde todo el mundo se siente a gusto.

D.B.: ¿Qué diferencia Tonalá de los diversos espacios de cine alternativo que hay en Bogotá?

S.S.: Se podría decir que nosotros tenemos películas que no tienen otras salas y también que es un espacio donde la gente puede salir de una película y no tiene que buscar el carro en el parqueadero e irse a dormir. Aquí se crea una conversación. Al salir de la sala, se pueden sentar a tomarse un café mientras conversan sobre la película y se encuentran cineastas, directores, productores. Si hay rumba, pueden enfiestarse, entonces se vuelve un centro cultural cinematográfico de encuentros. Suben a la librería, a la galería. Tenemos mucha oferta cultural, donde la gente se rodea de arte y eso es muy válido.

Bar // Cine Tonalá // Fotografía tomada por: Mateo Medina Abad

D.B.: Entonces a partir de eso, ¿no cree usted que Tonalá se vuelve un centro de discusión, en torno al cine?

S.S.: Claro, se vuelve un centro de discusión en torno al arte, a las películas que se están dando, al artista que está tocando, a los libros que leyeron, al lanzamiento de unos libros, cuando los artistas hacen las inauguraciones de sus obras.

D.B.: ¿Cómo surge entonces este espacio que une las siete artes?

S.S.: Es muy importante tener un lugar o una plataforma cultural para los artistas, cineastas, o personas que no encuentran su nicho. Aquí encuentran por ejemplo una película de terror colombiana, bandas de Noisee, películas japonesas, africanas. La idea de Tonalá comienza en Ciudad de México. Ya llevaba dos años en México, dirigiendo comerciales y publicidad, cuando conocí a Tonalá. No podía creer que existiera un lugar como ese, con diferentes propuestas emergentes, artistas que uno no conoce. Llegué a Colombia para hacer un comercial y, aunque quería, no había un lugar como ese. Me tocaba ver Spiderman o las típicas películas que traen las salas. Así nace la idea de crear Tonalá en Bogotá.

D.B.: Desde su perspectiva, ¿qué valor tienen espacios como Tonalá?

S.S.: Creo que es un abrementes porque la gente acá siempre ha ido al cine a ver lo que le dan. Acá la gente se puede salir un poco de esa línea y ver otro tipo de cosas que tal vez no las ven en otro lado. Si existen más sitios como Tonalá, obviamente la cultura y la formación de públicos crecerán. Es clave que existan más Tonalás y más sitios culturales que apoyen este estilo de arte.

Exterior de la Casa //Cine Tonalá // Fotografía tomada por: Mateo Medina Abad