• Redacción: Natalia Palacio -

El punkero que ama los perros


Desde hace más de 5 años, Sebastián Reyes, más conocido como 'Flako Punk', guitarrista de una banda de punk y sociólogo de profesión, encontró una labor que lo hace feliz y que brinda felicidad a muchos seres. El 'Flako' ha rescatado algunos perritos de la calle, con la colaboración de conocidos o familiares, o de manera autogestionada le ha devuelto la esperanza a unos cuantos amigos caninos.

'El Flako' junto a algunos integrantes de su manada // Fotografía tomada de archivo

A sus 31 años, 'el Flako' es un desempleado más, a pesar de ser sociólogo graduado de la Universidad Cooperativa; no ejerce su profesión, pero dedica su tiempo al punk y a su jauría de perritos. Cada ocho días, a manera de ritual sagrado, visita a sus amigos de 4 patas para llevarles comida, atenderlos, bañarlos, vacunarlos, desparasitarlos, jugar con ellos, darles amor o brindarles cualquier cuidado que necesiten. Así transcurre su vida desde hace aproximadamente 6 años.

"La primera vez que rescaté un perro fue un 7 de diciembre, en mi barrio. Yo estaba tomándome unas polas con unos amigos y llegó una perrita chiquita y se hizo ahí al lado de las velitas como para calentarse, me conmovió mucho y me la llevé a la casa esa noche para que no pasara más frío", responde cuando le pregunto si recuerda cómo empezó su amor por los perritos y su vocación de rescatarlos.

Unos días después, el hermano del 'Flako' entró a trabajar a una construcción y vio que había unos cuantos perritos por ahí deambulando y buscando comida; entre los dos comenzaron a llevarles comida y a asegurarse de que no les faltara nada, pues en la construcción tenían techo, lo importante era evitar que se salieran. "La gente es muy mala y uno procura que no salgan para que no los lastimen, o se pierdan, o les pase algo en la calle", dice el 'Flako'.

El amor y el agradecimiento en la mirada de un perrito rescatado vale mucho, por eso la dedicación de este joven con la causa de ayudar perritos de las calles fueron creciendo, su determinación fue cada vez mayor y comenzó a buscar ayuda entre familiares y conocidos para poder brindarles oportunidad a más perritos. "Me enamoré de ellos, su cariño es brutal, es incomparable, por eso decidí seguir ayudándolos como puedo", afirma. Así, el 'Flako' comenzó a adoptar y apadrinar estos perritos, a pesar de no convivir con ellos a