• Stefanny Arango Sánchez -

'La valentía no es el impulso para tomar una buena decisión'


Directo Bogotá habló con Francisco Sanclemente, deportista colombiano y ganador de 'Valientes 2017', acerca del crecimiento personal, liderazgo y el lanzamiento de su libro 'El camino de un valiente'.

Francisco Sanclemente, en la Feria del libro 2018, firmando autógrafos de su libro que fue publicado el 15 de Abril del presente año. // Fotografía tomada por: Stefanny Arango

Francisco Sanclemente es un deportista colombiano que, a causa de una mielitis (inflamación de la médula espinal) perdió la movilidad de sus piernas a sus 18 años y tuvo que dejar su carrera como futbolista.

A pesar de las adversidades, Sanclemente se convirtió en uno de los mejores atletas paralímpicos del país. "La vida está llena de momentos difíciles donde debemos decidir si rendirnos o luchar", afirmó el deportista en una entrevista con Directo Bogotá.

El colombiano de 30 años ha obtenido los primeros puestos en competencias nacionales e internacionales y fue el ganador del programa ‘Valientes 2017’ del canal RCN. Sanclemente creó la Fundación 'Ser Inspiración', donde busca motivar y cautivar a personas que estén pasando dificultades. Hoy en día es un ejemplo de determinación y perseverancia.

Directo Bogotá (D. B.): ¿Qué lo inspiró a escribir su libro?

Francisco Sanclemente (F.S.): Lo que me inspiró a escribir este libro fue que después de cada carrera ocurren cosas extraordinarias que hacen parte de la misma dinámica del deporte, como las caídas, los tropezones, las carreteras largas, las subidas y las bajadas.

Gracias a eso empecé hablar de las carreras, de los caminos para llegar a la meta. Y fue así como convertí ese camino en mi vida. Por eso también escribí de mi niñez, del sendero que recorrí, con quién lo hice y qué situaciones tuve que vivir para cumplir mis metas. En definitiva, lo que me movilizó a publicar este libro es poder dejar huella.

D.B.: ¿Cómo fue el proceso para escribirlo?

F.S.: Yo ya había empezado a dar conferencias, a hablar de mi vida, a compartir mi historia y cada carrera escribía una anécdota relacionada con eso, hasta que un día me dije a mi mismo ¿Por qué no escribir un libro? De esta forma, podía mostrar esos detalles que no salen en los medios de comunicación, que no aparecen en las entrevistas o no se pueden contar en un vídeo de un minuto. Fue así como inicié contando todas esas confidencias de mi abuela, de mi mamá, de lo que me enseñaron, de lo que me transmitían y de lo que me convierte en lo que soy.

Sin embargo, resulta que yo escribía y escribía y no sabía qué hacer, no sabía cómo hilar la historia, hasta que el año pasado decidí conseguir un editor que me ayudara y asesorara para sacar el libro adelante. Fue así como intensificamos la escritura hasta que se formó el libro El camino de un valiente.

D.B.: ¿Cuál es el contenido del libro?

F.S.: El libro contiene anécdotas de mi vida, el camino que he recorrido y cómo esto me volvió valiente, pues yo pienso que la valentía no es una meta, un lugar, una etiqueta o un estatus, para mí es un camino que construimos día a día. El libro cuenta cómo a través de esas circunstancias de la vida uno se hace valiente, escuchando, agradeciendo, valorando, intentando y progresando.

La valentía no es el impulso para tomar una buena decisión, es la templanza para sostener esas buenas decisiones, aún cuando las cosas no van bien, porque la vida está llena de momentos duros donde decidimos si rendirnos o luchar y esos momentos son pequeños actos valientes.

D.B.:¿El libro está dirigido a un público en especial?

F.S.: No, es un libro general. Es una historia familiar donde lo que tú ves en el libro lo puedes aplicar tu vida personal o laboral, ya que todos estamos enfrentando constantemente diferentes momentos que son los que forman nuestro camino, sea estudiando, practicando un deporte o trabajando.

D.B.: ¿Qué recibimiento ha tenido este libro?

F.S.: En estos 15 días de su publicación ha tenido mucha aceptación, ya que tiene un lenguaje muy cercano y sencillo de entender, por lo tanto, lo puede leer desde un pequeño de ocho años hasta el adulto más preparado, así mismo al ser una historia tan familiar genera mucha empatía, el niño con sus guayos, sus medias, su abuela, los mandados.

La anécdota de cómo cambia mi vida y cómo dejo de mover mis piernas y jugar fútbol para pasar a correr con mis manos en maratones en todo el mundo, también causa muchos sentimientos en los lectores. En conclusión, son cambios que aunque pasan en diferentes circunstancias y situaciones todas las familias los viven.

D.B.: ¿Cómo fue el proceso de pasar de practicar un deporte con sus piernas a hacerlo con sus manos?

F.S.: Ahorita yo lo cuento de una manera muy espontánea. Pero, si yo me remito a ese momento fue terriblemente difícil. Yo recuerdo lo que pensaba en ese entonces, cuando tenía 18 años, y mi vida se me había vuelto escombros.

En un principio eso era lo que yo sentía. Afortunadamente, después caí en cuenta de ver y valorar los pequeños detalles, que de hecho cuento en el libro, y así empecé a escuchar a mi abuela y a mi mamá decirme: "Mijo, a usted se le dañaron las piernas, pero no las manos" e inicié a reunir esos escombros para reconstruir mi vida y convertirme en el Francisco que soy hoy en día.

D.B.: ¿Qué significó para usted ser el primer colombiano en silla de ruedas en terminar el triatlón Ironman?

F.S.: Para mí esa competencia del Ironman fue muy importante vivirla para poder terminar el libro, porque nunca había enfrentado una competencia tan larga, una carrera donde empiezas a las 6 a. m. y terminas a las 3 p. m., con un clima increíble en la ciudad de Cartagena, donde te acercas al viento, al sol, a los límites, a las situaciones, a las alturas, al dolor y al cansancio del cuerpo.

Yo necesitaba experimentar eso para poder plasmarlo en lo que escribía, pues si yo quería hablar sobre mi camino necesitaba de una carrera larga, no de una de dos horas, sino de una que probara que podía sostenerme en mi recorrido en esos momentos donde me cuestionaba si sí podía terminarlo. En pocas palabras fue una experiencia inolvidable y necesaria pues se convirtió también en un reto personal.

D.B: ¿Cómo es su proceso de preparación física para cualquier competencia?

F.S.: Es una preparación de todos los días. Entreno de cuatro a seis horas diarias entre el gimnasio, la silla de atletismo, a veces la silla de ciclismo y cuando me toca, piscina o kinesiología. Son actividades complementarias para formarme e ir bien entrenado a las carreras. Todo el año me estoy preparando de la mejor manera para participar en competencias en distintos momentos, modalidades, y prioridades porque no solamente es el Iroman, sino que hay maratones, media maratones y pruebas de velocidad todo el tiempo. Entonces, siempre estoy entrenando para algo. Solo descanso 20 días en noviembre y diciembre.

D.B.: ¿Cuál ha sido la competencia más importante de su carrera como deportista?

F.S.: La que corrí en España. Yo gané la maratón de Madrid este año y se convirtió en la carrera más valiosa y más importante de mi vida por lo que representó, por la dificultad que tuvo, ya que a pesar de que iba muy bien preparado a hacer una súper marca, me caí de la silla en el kilómetro 33.

Al caer, la silla se daña, se pincha, los tubulares se estallan, y me tocó competir con la silla pegada, lenta e intentado que no me alcanzara el segundo competidor, así que se convirtió en una carrera contra reloj, contra la silla, contra mi mismo.

Aunque pensaba: "si sigo me duelen los brazos, pero si no la terminó, si no la completo me va a doler el alma". Fue por eso que decidí seguir adelante, continuar hasta que pude triunfar y ganar la maratón de Madrid como la guerra más especial y más importante de toda mi vida.

D.B.: ¿Le dedico a alguien este triunfo?

F.S.: Se lo dediqué a toda mi familia, porque en todos pensé. Yo creo que mi patrocinador. Mi primer impulso, ese primer aliento que yo tengo cada mañana, es cuando veo todo lo hermoso que tengo a mi alrededor, todos esos milagros que hay y me levanto y voy a conseguir lo que quiero, por ellos, por mi familia.

D.B.: ¿Cuál es el mensaje que usted quiere dejar?

F.S.: El mensaje más valioso, y que quedó en el libro, es que cuando las herramientas no son las mejores, porque el camino nos expone a muchas situaciones, es uno el que tiene que ser mejor. No me refiero a lo material ni a lo económico, sino a las herramientas mentales que nos ayudan, que nos convierten en humanos más fuertes. Aprendí a entender que cuando la herramienta fallaba mi mente no podía fallar, que tenía que buscar la manera de ser mejor cada día y comprender que cuando mis piernas se dañaron el resto de mi cuerpo no podía dejar de funcionar. Ese es el mensaje más bonito que transmito en mi texto y que les dejo a las personas que tengan la posibilidad de leerlo.

D.B.: Ahora que estrenó su primer libro y ya experimentó un poco acerca de la literatura ¿qué prefiere las conferencias o la escritura?

F.S.: Las dos. Por un lado, la escritura porque hay muchos detalles que no se pueden concretar en una conferencia por razones de tiempo. Por otro lado, el libro es frío, es decir no hay una interacción, no hay ese contacto, no hay esa emotividad que uno brinda en una conferencia. Por lo tanto, yo pienso que quien lee el libro tiene que complementar todo ese mensaje con una conferencia y estas deben ser complementadas con esa lectura.

D.B.: ¿Qué sintió usted cuando fue el ganador de 'Valientes 2017'?

F.S.: 'Valientes' me confronta a mí de muchas maneras porque hay dos partes de mí que se deslíen. La emoción y el orgullo por haber ganado, pero al mismo tiempo esa humildad para saber qué me falta mucho camino por recorrer, de entender que la valentía no es ganar 'Valientes'. La valentía es lo que he venido haciendo desde atrás y lo que tengo que seguir haciendo de aquí en adelante.

A mí, valientes me entrega esa responsabilidad ya no solamente de agregar valor a mi vida sino de agregar valor a la vida de muchas otras personas, sin confundir la valentía con la efervescencia, del título, de la medalla, del resultado y más bien logrando ser valientes con el pensamiento, enseñando, aprendiendo y dejando una marca en el camino de los demás.

D.B.: ¿Cuales son sus metas y sus proyectos a futuro?

F.S.: Tengo muchas metas. Primero que todo casarme, hacer crecer la corporación, ser inspiración, ir a los Juegos Paralímpicos, seguir corriendo maratones por todo el mundo... En realidad, tengo muchos sueños por cumplir.

D.B.: ¿Cómo se describe a usted mismo?

F.S.: Soy un muchacho de 30 años, maratonista, lanzador de jabalina, que entrena escuchando rap, que lee sociología y escribe sobre la valentía.

#FILBO2018 #Literatura #Deportista #Valientes #Elcaminodeunvaliente

DIRECTOBOGOTA.COM
Es un proyecto de la Facultad de Comunicación y Lenguaje de la Pontificia Universidad Javeriana, 
dedicado al periodismo digital,  la producción audiovisual  y  las narrativas interactivas y transmedia
Copyright: - 2015 - 2020
directobogota@javeriana.edu.co
Licencia de Creative Commons