• Redacción Directo Bogotá - Angie Gómez Menjura //

Mitos y realidades a la hora de amamantar


En entrevista con la nutricionista Natalia González, descubrimos la importancia de la lactancia materna como pilar para la vida de los seres humanos y su desarrollo. Rompimos mitos y establecimos algunas pautas de nutrición y alimentación responsable.

Madres lactantes en capacitación sobre alimentación y nutrición. Fotografía tomada por Redacción Directo Bogotá

Directo Bogotá: Existen una serie de mitos a la hora amamantar, ¿Cuáles son los que más se destacan entre las mujeres?

Natalia González: El primero es que el niño no va a estar bien alimentado solo con leche materna, hago una aclaración y es que existen dos conceptos muy importantes que se manejan en el tema de la lactancia materna: la lactancia materna de forma exclusiva y la lactancia materna de forma complementaria.

La lactancia materna de forma exclusiva, es cuando se le da ese niño única y exclusivamente leche materna, ni agua, ni comida, ni ningún tipo de líquido o sólido, eso se debe hacer durante los primeros seis meses de vida. Luego, desde los seis meses hasta los dos años inicia la alimentación complementaria porque ese niño necesita una mayor cantidad de calorías y nutrientes que la leche materna ya no puede suplir; ahí es cuando se deben introducir alimentos.

Al aclarar esos dos conceptos, ocurría que algunas madres creen que, entre los 0 y los 6 meses, no pueden cubrir sus necesidades solamente con leche materna, también ocurre que por influencia de la abuela o la red de apoyo de esa mamá, le pueden referir que le dé jugo de tal cosa, agua de tal otra, etc., infinidad de cosas que interrumpen esa lactancia materna exclusiva, ese es el primer mito.

Otro mito, que no les sucede a todas, pero se encuentra en la situación cuando la madre tiene pezón invertido que, como su nombre lo dice, es una situación en la cual la forma del pezón no es la usual. Muchas madres creen que por ese hecho no van a poder lactar, no les va a salir leche, no les va a servir su leche a su bebé, entonces dejan de amamantar. Obviamente con una adecuada educación y con ayuda de un profesional, esas mamás pueden lactar sin ningún problema, no influye en la producción ni en la calidad de la leche materna.

Otro mito muy famoso es cuando dicen “es que no me sale leche materna”, realmente eso sucede porque hay una mala postura, porque no hay un ambiente adecuado para lactar siempre la mamá tiene que estar en un ambiente agradable, tranquilo, tiene que estar relajada y a veces esas cosas no se dan por simple desconocimiento o porque no hay una disposición como tal y eso influye directamente en el proceso de la bajada de leche materna, cuando alguna de esas cosas falla, no se da y simplemente la mamá no puede lactar pero no es que no la produzca sino que no se dan todos los ambientes favorables para que ella lo pueda hacer, esos serían los tres mitos más importantes para mi.