• Natalia Melón - laura-melon@javeriana.edu.co //

Ser mujer excombatiente, otra lucha en el posacuerdo


Diana Salcedo, subdirectora de la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad (LIMPAL), organización antimilitarista y feminista, lanzó junto a un grupo de excombatientes de FARC Mujeres un informe acerca de la implementación en el posacuerdo de los temas de enfoque de género, muestra que uno de los mayores desafíos del acuerdo es salir del papel y enfrentar una cotidianidad que no siempre está dispuesta a la reconciliación y mucho menos al reconocimiento de la mujer excombatiente como agente de construcción de paz.

FOTO: Natalia Melón

Directo Bogotá: Dentro de las lógicas guerrilleras surge cierta autonomía de la mujer al verla como una “compañera de lucha” ¿Cómo se garantiza que estas mujeres no pierdan este empoderamiento al entrar en una cotidianidad donde los roles de género están afianzados de manera distinta?

Diana Salcedo: El caso de FARC es bastante distinto al de otros grupos armados, las excombatientes vienen con un proceso político bastante robusto y eso no ha pasado en otros grupos. El que las mujeres se unan así a la vida civil les ha implicado encontrarse con dinámicas de desigualdad y de opresión a las que nos vemos sometidas en una sociedad como esta, pero ellas vienen también con una mochila de conocimientos, de liderazgo. Llegan a las comunidades con una forma de ser mujer distinta a la nuestra y nos enseñan un montón de cosas también. Me parece que lo más bonito que se está dando en el territorio de cambio de escenario, es la posibilidad de que las mujeres de la sociedad civil reconozcan en ellas también interlocutoras válidas.

DB: ¿Cuál es la postura de LIMPAL frente a la violencia sexual hacia las excombatientes?

DS: Nosotras somos absolutamente respetuosas de la postura que tiene FARC en decir que no acepta la comisión de delitos sexuales dentro de las filas. Pero creemos que como lo han mostrado otros procesos a nivel internacional incluso procesos nacionales como los del M-19 u otros. El reconocer la existencia de prácticas violentas contra las mujeres, más allá de la violencia sexual, dentro de un grupo armado pasa ju