• //

El arte de sobrevivir en pandemia

Por Laura Natalia Bohórquez Roncancio // Fotoperiodismo


Con cifras del 49.2 %, Colombia alcanzó en abril la tasa más alta de empleo informal durante la pandemia. Algunos de los más afectados fueron los artistas y artesanos, cuyos ingresos han reducido ostensiblemente a causa de la falta de público.

Gilberto Herrera, profesional “embellecedor de calzado”, en Suba. Foto: Laura Bohórquez

Gilberto Herrera se sienta todos los días en la esquina de la plaza central de Suba. Desde hace 30 años busca el pan de cada día con una pequeña caja de madera, donde carga betunes, shampoos, trapos, cepillos y un libro de política colombiana. Este último no solo es su herramienta favorita, sino la más poderosa: le ha dado el poder de debatir con sus clientes sobre el rumbo que necesita tomar el país. Oriundo del Tolima y desplazado por ser militante de la Unión Patriótica, Gilberto llegó a Bogotá en la década de los 90 buscando refugio y, sobre todo, una forma de subsistir.


En ese momento se convirtió, según él, en un artista de primera mano fungiendo de “embellecedor de calzado”. Este empleo le había dado hasta los comienzos de la pandemia para pagar arriendo, comida y transporte, pero, como a miles de colombianos, la pandemia le ha dado golpes bajos en su bolsillo; las políticas del gobierno que resultaron de esta lo han sumido cada vez en la crisis.

Lea también: El Ñerito: el más querido de la 109

Latinoamérica ha sido una de las regiones más afectadas laboralmente. Según la Organización Internacional del Trabajo, se estima que en esta zona se perdieron 15 millones de empleos; sumados a las 23 millones de personas que no tenían un trabajo formal o informal para el 2019, desembocan en 41 millones de personas desempleadas para el día de hoy una cifra que aumenta paulatinamente. Sin embargo, acorde a las políticas de prevención implementadas por cada gobierno, el impacto ha sido distinto en cada país.


Según el informe Empleo informal y seguridad social, realizado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), entre diciembre de 2020 y febrero de 2021 se reportó que el 49.2 % de las personas en Colombia trabajan de manera informal. A comparación de 2019, la cifra subió un 3 % debido a la crisis sanitaria y económica ocasionada por el COVID-19.

Desde temprano Gilberto espera paciente a quienes necesiten embellecer su calzado. Foto: Laura Bohórquez

Aun así, trabajar desde las calles no es nada rentable, ni siquiera en esta situación, sobre todo con los confinamientos y los toques de queda en diferentes puntos del país. Las ganancias ya no son como antes: “La pandemia nos ha jodido a todos. Los confinamientos y el Gobierno que no ayuda… Nos quieren encerrar, pero así no podemos comer. Estoy acá porque no me voy a dejar morir de hambre”, comenta mientras mira con desdén su caja de zapatos. Mientras que Gilberto podía ganar hasta 60.000 pesos diarios a principio de 2020, ahora si gana 12.000 es mucho, y los debe repartir en arriendo, transporte y alimentación.

Su caja de herramientas es única, Gilberto la cuida como si fuera un hijo. Foto: Laura Bohórquez

Gilberto hace todo tipo de limpieza: desde embolar zapatos, hasta limpiar tenis. Foto: Laura Bohórquez

Este es también el caso de Pedro, un joven de 27 años que tuvo que cerrar su emprendimiento en Ricaurte debido a la crisis económica, que le arrebató su sueldo, prestación de servicios, pensión y salud. Con su madre de 55 años hacen lápices de madera para vender en zonas como Usaquén, donde los artesanos, con sus productos apetecidos por los extranjeros, juegan un papel fundamental. Sin embargo, las limitaciones gubernamentales han reducido considerablemente los visitantes de la zona y, por lo tanto, sus ingresos.

Tan sólo Bogotá, el 42. 7% de los trabajadores están en la informalidad. Foto: Laura Bohórquez

Durante la pandemia, Pedro gana entre 70 y 80.000 pesos diarios, pero su arte lo obliga a invertir gran parte de estas ganancias no solo en los materiales que necesita, sino también en transporte y alimentación para su hogar. En esta situación están casi todos los artesanos de la plaza de Usaquén, quienes en esta época también han aprendido el arte de sobrevivir en pandemia. Pedro destaca que ha buscado ayudas del Gobierno para poder subsistir cuando las ganancias bajan, pero el proceso no ha dado frutos.


“Yo hago lo que puedo para llevar un sustento a mi hogar. Pero pues de lo que gano debo pagar muchas cosas y no siempre alcanza para todo. Además, mi mamá es una mujer de edad, y si nos encierran, yo cumplo el confinamiento. Hay que cuidarnos todos”, confiesa Pedro mientras explica que, a pesar de la dura situación, el tema de la salud también es complicado. No tener un seguro fijo o garantías de ser atendidos suma mayores dificultades.

Pedro logra vender en promedio hasta 10 lápices. Foto: Laura Bohórquez

Si bien es cierto que el gobierno colombiano ha ofrecido planes como el Ingreso Solidario o Prestación al Cesante, han sido más los reclamos y descontentos que las ayudas. Por esto muchos han acudido a las secretarías de cada ciudad, en busca de sustentos según el gremio al que pertenezcan. Así le sucedió a Santiago Arismendi, un violinista profesional venezolano que antes de la pandemia gozaba de un trabajo estable, contratos con prestaciones incluidas y una economía personal rentable. Pero, con la crisis, poco a poco todo fue disminuyendo, y ahora da clases virtuales y toca el violín en las calles de la ciudad para ganarse la vida.

Santiago trabaja de dos a cuatro horas, pues la música es un negocio informal rentable. Foto: Laura Bohórquez

“Debo admitir que, gracias a Dios, la pandemia no me ha dado tan duro. He tenido la suerte de dar clases y a la gente le gusta que toque el violín, entonces siempre puedo recaudar bastante dinero. Además, he contado con la suerte de recibir algunos mercados y ayudas, lo cual me ha dado muchos alivios”, explica. Sin embargo, esto no ha sido suficiente para poder vivir establemente.

El DANE también publicó cifras alarmantes sobre la falta de empleo. En medio de la pandemia, se estima que más de 21 millones de personas son pobres en Colombia es decir, reciben ingresos por debajo de 200 000 pesos y no pueden permitirse fácilmente