• Kelly Mc Cook - Juan David León - Juan Carlos

[Investigativo] Salud mental: el grito de las enfermedades invisibilizadas

Por: Kelly Mc Cook, Juan David León y Juan Carlos Cortés // Periodismo investigativo


En este reportaje, Directo Bogotá investiga las causas que hay detrás del creciente número de suicidios en niños y adolescentes en la capital. Un llamado de atención sobre la importancia del cuidado de la salud mental.

FOTO: Imagen de Anemone123 en Pixabay.

Según datos de SALUDATA, Observatorio de Salud de Bogotá, y Medicina Legal, en el 2017 se registraron 64 suicidios de niños y adolescentes entre los 10 y los 19 años de edad. En 2018 la cifra fue de 51. Para el 2019, se registraron 58 casos. Aunque la edad de la población que más se suicida está entre los 20 y 35 años, es inquietante que quienes más lo intenten sean niños y adolescentes.

Tres meses bastaron para que la vida de Natalia cambiara completamente. Con ocho kilos menos, tristeza, ansiedad, miedo y rencor intentaba, en el 2014, terminar su último año de bachillerato. Sin embargo, en su mente se había colado un pensamiento: no quería vivir más.

Ella relata hoy que era una de las mejores estudiantes de su promoción y representaba los valores y el perfil de las alumnas de la institución. No tenía problemas, era tranquila y se llevaba bien con sus compañeras. Su ‘pecado’, como ella misma dice, fue que se enamoró de una mujer.

Estudiaba en un colegio católico y femenino donde ese tipo de asuntos no eran ni entendidos ni permitidos en las aulas. Desde que los profesores y las directivas se dieron cuenta de su amor, la vida no fue la misma para ella, recuerda Natalia. No podía hablar del tema con su familia y las dos amigas que inicialmente se enteraron, poco sabían del problema en el que estaba por su propia decisión. Ella estaba rodeada de personas y aún así se sentía sola.

Natalia, de 17 años, era una chica solitaria, nerviosa e introvertida. Su vida social se centraba en el colegio, ya que su madre la mantenía en casa. No salía a la calle, no podía quedarse en una pijamada con amigas, no hacía planes. Su vida se resumía en ir de la casa al colegio y del colegio a la casa.

Sus padres son divorciados y el papá poco interactuaba con ella. Su hermana, dos años menor, un poco más activa, era una chica problemática debido a su carácter complejo y no le iba tan bien en el colegio. Ese era su entorno familiar.

Natalia es una chica de pelo largo, castaño, de estatura más alta que el promedio colombiano y de piel blanca. En su época de colegio, disfrutaba de los deportes, le gustaba la música, las artes, tenía muchos sueños y deseos en ese momento crucial de su vida.

Desde que conoció a María*, la única mujer de la cual se ha enamorado, Natalia no sintió que fuera un pecado ni que estuviera mal, ya que nunca había sentido algo parecido por alguien y en vez de sentir culpa se sintió feliz consigo misma. Sin embargo, cuando su familia lo supo, fue señalada y pasó a ser la vergüenza de la casa. Poco importó que en toda su vida hubiera sido aplicada y responsable. Las creencias y estructuras del hogar y del colegio hacían que sus sentimientos se percibieran como sucios. Comenzó a sentir que no debía existir más. La idea de suicidarse empezó a colarse en sus pensamientos, en sus sueños.

Te puede interesar: Salud mental, un estado de bienestar

Mientras pasaban los días y meses del segundo semestre del 2014, la angustia de Natalia era peor al tener que enfrentar a su madre cuando llegaba a casa. Le decomisaron el celular y el computador para evitar la comunicación entre ella y su enamorada. Todos los profesores y directivas le tenían los ojos puestos encima, estaban dispuestos a castigarla y a tomar acciones si en algún momento se hablaba con María o se reunían. A pesar de todo, el colegio era mejor refugio que su casa, porque por lo menos en la institución las dos podían comunicarse a través de miradas, de mensajes escritos en papelitos y por canciones que se dedicaban en la hora de descanso.

Natalia estaba muy confundida con todo lo que estaba pasando, por su mente todo el tiempo rondaba la pregunta de “¿cómo era posible que por amar a una persona, un acto y un sentimiento que no le hace daño a nadie, se llegara a juzgar y a tratarla como si esa persona estuviera cometiendo un delito?” En el colegio sentía que tenía todas las miradas encima y su confianza cada vez se reducía a profesores puntuales.

Al inicio tuvo que negar la relación con María* para evitar más problemas de los que habían. Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo, sintió que podía confiar en la psicóloga del colegio, ya que quería encontrar explicaciones del por qué de sus sentimientos. Fue la peor decisión que pudo tomar, pues desde que le contó todo lo que sentía y pensaba de María* y revelar que su comunicación no se había cortado, la psicóloga la delató con sus padres y con las directivas. Desde ese momento todo se vino abajo. Las sesiones con la psicóloga nunca fueron confidenciales, cuenta Natalia. Todo lo que las estudiantes le contaban llegaba a oídos de profesores, directivas y padres de familia.

Natalia cree que la psicóloga mezclaba su profesión con sus creencias, por lo que pretendía convencer a las niñas con diferentes preferencias sexuales que tenían graves problemas y debían enderezar el camino. El llanto descontrolado sobrevino, dejó de comer, de hacer las tareas. Comenzó a sufrir episodios de insomnio. “Me sentí abandonada por las personas en quienes confié y confiaba, también por las que más quería”.

Para Natalia, su proceso emocional y de relaciones estaban siendo anulados por la incomprensión y discriminación de los adultos en los cuales ella buscaba aprobación. La formación de su carácter y de su personalidad estaban siendo aplastados. Y su caso se acercaba peligrosamente a lo que muestran las estadísticas, que los menores entre 14 y 19 años de edad son los más propensos a suicidarse.

La importancia de la salud mental

¿Es la salud mental un tema relevante en nuestros días? ¿Qué consecuencias tiene ignorarlo? Según Vladimir Bernal, especialista y magíster en psicología clínica, la mayoría de las veces en que un adulto recibe terapia, de alguna forma se confirma que sus problemas se deben a episodios de maltrato que tuvieron lugar en sus hogares durante la infancia. De ahí la importancia de diagnosticar los casos temprano para evitar autolesiones, intentos de suicidio o secuelas que pueden durar toda la vida.

FOTO: Imagen de Melk Hagelslag en Pixabay

Las cifras de suicidio en Bogotá, según el Observatorio de Salud Mental, demuestran que es un problema en aumento y que cada día son más niños y adolescentes las víctimas. En la capital hay una tasa estimada de 4,7 suicidios por cada 100.000 habitantes y los hombres son quienes más toman esta decisión.

Diego Vera hoy se encuentra en quinto semestre de Ingeniería de Sistemas y desde séptimo grado de bachillerato piensa en el suicidio. Viene de una familia disfuncional, donde el padre estuvo ausente la mayor parte de su vida. Esto se vio reflejado en los conflictos personales que tuvo con estudiantes de su colegio, ya que para muchos era un “bicho raro”, según él mismo cuenta. Lo ha salvado hasta el momento pensar que “la mayor decisión de un hombre es no matarse”.