• Hugo Santiago Caro Jiménez //

[Entrevista] Jaime Andrés Monsalve: “Al disco hay que juzgarlo por la portada”


En tiempos donde los conciertos se reseñan en historias de Instagram y las reacciones a canciones llegan primero en Twitter, el periodista manizaleño ejerce el papel de crítico y comentarista musical en la Revista Arcadia.

FOTO: Jaime Andrés Monsalve en su oficina en RTVC

Monsalve es Comunicador Social de la Javeriana, donde hizo su escuela musical en Javeriana Estéreo hasta el año 2010. Lleva 24 años ejerciendo la crítica musical en medios impresos. Ha pasado por las páginas del diario El Espectador, así como por las revistas Cambio, Soho y Cromos. Además, ha sido dos veces ganador del Premio Simón Bolívar en el 2011 y el 2018. Su primera colaboración para Arcadia fue publicada en 2010 (“En España han banalizado el flamenco”, entrevista con Antonio Carmona) y desde 2016, por pedido de Juan David Correa, hace parte del comité editorial de la revista y al tiempo funge como crítico musical con su sección “Las cinco de Jaime Andrés Monsalve”.

Directo Bogotá [DB]: ¿Cuáles son los retos que ha encontrado al hacer crítica musical en Colombia?

Jaime Andrés Monsalve [JAM]: Aquí el tema con la crítica musical es que, primero, no existe. La hubo dentro del terreno de la música clásica, pero en determinado momento se fue perdiendo y, segundo, los artistas colombianos, en especial los que están en el entorno de uno, no valoran la crítica, así sea positiva; muchos de ellos asumen la crítica como un afán destructivo por parte de alguien que no sabe de música o que no tendría por qué estar midiendo el rasero de ellos desde otra perspectiva. Básicamente, yo a veces siento que lo que hacemos, más que crítica, es comentario musical.

Otra de las razones por las cuales creo que se hace comentario musical es que cada vez hay menos el espacio en los impresos para poder escribir sobre música. Entonces, muchos de nosotros preferimos basarnos en lo que encontramos positivo para reseñar, es decir, recomendarles a las personas en lugar de estar acabando con una producción en particular. Sentimos que el camino de generar gustos es ser un tastemaker, así ayudamos a generar los gustos de la gente, a tratar de orientarlos por el lado de los trabajos discográficos, de los artistas, de las tendencias, que tengan una posibilidad de ser una alternativa que sea diferente a lo que se escucha en el día a día, lo que no tenga cabida en los medios mainstream (medios principales o masivos) y que represente lo que seguramente puede representar para nosotros en determinado momento, que es una forma de comunicación, un puente, una forma de entenderse un poco a sí mismo.

Te puede interesar: La música en la Economía Naranja de Iván Duque

DB: ¿Cuál es el criterio que tiene para ejercer su crítica en Arcadia?