• //

La Bohemia Casa Cultural, un espacio para creer y crear

Por: Laura Sofía Ñungo // Periodismo cultural


Después de un año difícil para la cultura, que implicó cierres de espacios y cancelaciones de producciones, ha abierto un nuevo espacio en la carrera 22 con calle 50. Allí el encuentro social y masivo con el arte, con el arte para todos, es posible y sostenible.

Cortesía Casa Cultural La Bohemia

En medio de la incertidumbre y el miedo por la pandemia, ha nacido un lugar para enamorarse del arte: La Bohemia Casa Cultural. Ubicada en la localidad de Teusaquillo en Bogotá, esta abrió sus puertas en septiembre de 2020 con el objetivo de dar a conocer artistas y colectivos que estén incursionando en el mundo de la música y el teatro, entre otras artes. El espacio ha reunido el esfuerzo de jóvenes artistas que continúan apostándole a una ciudad cultural.


Bombillos amarillos, plantas y aroma a café hacen parte de la atmosfera del lugar. Cada semana, La Bohemia organiza diversas actividades para toda clase de público: recitales de poesía, cineforos, conciertos y espacios de creación teatral son algunos de los eventos que más acogida tienen dentro del lugar.


Debo admitir que imaginaba más grande el lugar; sin embargo, el hecho de que sea un lugar pequeño, hizo que me sintiera como en casa y permite una interacción más íntima entre artistas y público. Al mismo tiempo, los costos de los eventos son asequibles para distintos presupuestos; hay eventos que son de aporte voluntario y también otros con un aporte fijo para los artistas.


La Bohemia Casa Cultural es un ejemplo de la posibilidad de construir espacios culturales para todos; este espacio destruye la idea de que solo quienes tienen alta capacidad económica pueden acceder a este tipo de escenarios artísticos. El objetivo del lugar no solo es que las personas aprecien el arte, sino también que aprendan sobre técnicas artísticas; por eso, entre semana están dispuestos los espacios de talleres y clases para que artistas y no artistas entren en contacto con narrativas de exploración cultural.

Cortesía Casa Cultural La Bohemia

Marcela González, actriz del Teatro Libre y actual administradora de la casa cultural, considera que las múltiples restricciones que el Distrito ha tomado por la pandemia han afectado al sector cultural. Además, plantea que limitar el arte a plataformas digitales es quitarle toda la magia y capacidad de transformación del ser humano. Para ella este ha sido un proceso de mucha resiliencia y búsqueda de soluciones urgentes. Por fortuna, en los momentos que el espacio ha podido abrir, ha recibido mucha acogida por parte del público juvenil.


Es importante recordar que reconocidos lugares como Casa E tuvieron que cerrar el año pasado, tras no resistir la crisis económica de la pandemia. Por ende, después de las cuarentenas estrictas, muchas personas buscaban un sitio cultural de distensión, intimidad y, a la vez, asequibilidad. Y La Bohemia Casa Cultural se ha convertido en un lugar de encuentro para este tipo de público.


El pasado mes de febrero se presentó allí la obra Los amantes imaginarios, dirigida por Alysson Gómez, cuyos actores no eran artistas profesionales sino personas con distintas actividades laborales y académicas interesadas por las artes. Juntos, decidieron hacer un montaje por medio del Laboratorio de Creación y darle un cuerpo a la imaginación comunicando el amor desde la no verbalización y la no gesticulación facial. A partir de este reto, quienes actuaron en el escenario exploraron nuevas formas de expresión y lograron conectar con el público por medio de la historia de amor que los cuatro personajes iban construyendo.


La Bohemia es un espacio para quienes buscan la esencia del arte y un escape de la rutina por medio del contacto con lo humano. Sin duda, este espacio ha nacido y sobrevivido a la incertidumbre y al miedo de estos tiempos pandémicos; sin duda, seguirá demostrando también que los espacios culturales para todos son posibles y necesarios.

¿Qué esperar del Museo Nacional tras un año de pandemia?