• //

[Revista impresa] ¡La reseña literaria es todo un video!

Texto por: Nicolás Fajardo // Revista impresa

Fotos: Archivo particular


El cambio de los formatos convencionales a los digitales se ha caracterizado por abrir espacios para voces muy diversas. Las reseñas literarias, ahora publicadas en YouTube, vienen de la mano de Kyoko, Juliana, Luis Miguel y Lois, cuatro booktubers que comparten contenido y alimentan a los lectores con opinión y debate.

FOTO: Los seguidores de Kyoko son especialmente jóvenes y adultos hasta los 30 años. Cortesía de: Kyoko

El mundo literario no es ajeno a lo digital. Y eso incluye las reseñas literarias, que ahora habitan nuevos espacios y proliferan en el formato BookTube. Este es un nicho que reúne a muchos, especialmente a los más jóvenes, para compartir sus experiencias y opiniones sobre la lectura de los libros más recientes. Se trata del vínculo entre quienes crean el contenido, los booktubers, y un público que los sigue y ve los videos; este último debate en los comentarios o da likes y dislikes. Se trata de una comunidad de lectores con muchos matices que bebe de contenidos muy diversos.


Una de las booktubers con mayor reconocimiento en Colombia es Kyoko SWords, una lectora apasionada y selectiva. En sus propias palabras, ella es una persona caprichosa: “Decido leer lo que se me antoja”. Sin embargo, sus seguidores, fieles consumidores de sus videos, también influyen en su ejercicio de lectura, pues crean este espacio de socialización y recomendación en el que caben todos los colores. Ellos toman nota de lo que ella dice en sus videos, y ella recibe las sugerencias de manera recíproca, en un ejercicio facilitado por las dinámicas propias de YouTube y de otras redes como Instagram y Twitter.


Desde el 2015, Kyoko se apropió de la tarea de subir este tipo de videos, que no son otra cosa que la evolución de su blog de reseñas literarias, que ha alimentado desde 2007 hasta hoy, cuando tiene su canal activo. La presión de un cambio de formatos le vino de fuera, pues la gente ya no quería solamente leerla, sino verla y escucharla. La fugacidad de lo virtual demandaba que ella prendiera la cámara para facilitar y expandir el acceso a un público que fuera masivo y muy activo.

FOTO: El canal de YouTube de Kyoko SWords

Esta booktuber lee por placer, y por eso mismo comparte sus opiniones desde los argumentos más subjetivos. Kyoko huye de las lecturas obligatorias, las deja antes de las cincuenta páginas cuando la aburren. Por eso ella decide si un libro merece su tiempo mientras responde a las siguientes preguntas: ¿qué estoy aprendiendo?, ¿qué estoy pensando?, ¿qué me está aportando este libro?, ¿qué puede aportarle esto a otra persona?. Esta lectora va construyéndose su propio espacio estético palabra a palabra, y la gente disfruta visitarla allí, especialmente sus casi 40 000 suscriptores, que en su mayoría se identifican con las mismas líneas de opinión.


La gente que la ve también va aprendiendo un poco no solo acerca de los libros que ella lee, sino de hábitos de lectura. Por ejemplo, a Kyoko le gusta intercalar las lecturas más complejas con las más ligeras. “Voy escogiendo lecturas, pero también entrelecturas que no me exigen tanto”. Por ejemplo, podría leer El coronel no tiene quien le escriba, de García Márquez, y Lo que no tiene nombre, de Piedad Bonnett, pero en medio de ambos se sumerge uno de los Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes, de Francesca Cavallo y Elena Favilli.

El mundo de la novela gráfica

Todo también depende del mood, pues, según dice, en un momento feliz es más fácil leer una tragedia rompecorazones que cuando el corazón del lector está ya roto y es mejor no dejarlo pulverizado. “Mis estados de ánimo influyen muchísimo en cómo recibo y califico un libro”, asegura. Si bien un libro que se lee en la adolescencia no se lee igual en la madurez, al elegir Kyoko prefiere contenidos un poco más adultos que encarnen los intereses que se desarrollan con la edad. Sin embargo, a veces ella se escabulle para leer uno que otro libro manga —un estilo de novela gráfica japonesa—, como El perro guardián de las estrellas, al que describe como una historia muy bonita que se popularizó en Occidente por no ser lo que uno conocería tradicionalmente como un manga.


Kyoko afirma que sus seguidores son de todos los colores, pero también que no son borregos. A sus 31 años, esta bogotana sabe que sus seguidores son de todas las edades, especialmente jóvenes y adultos hasta los 30 años. “Ellos tienen toda la capacidad de crearse su propio criterio”, dice. Y aunque la mayoría de los suscriptores más fieles concuerdan con sus opiniones, este no siempre es el caso, y frecuentemente se da el debate. En los comentarios de sus videos, Kyoko recibe todo tipo de réplicas, refutaciones y contraargumentos.


Pero, a pesar de todo esto, no se puede dejar de lado que muchos ven a Kyoko como una voz con experiencia. Por eso también van aprendiendo gracias a su contenido y sus videos, que, de cierta manera, adquieren cualidades educativas: con un tono vibrante y un vocabulario familiar, ella ayuda a sus seguidores a navegar en el inmenso mar de la literatura, sean lectores expertos o novatos.

Es por esto que los niños y adolescentes también están entre los que exploran sus contenidos y componen una porción relevante de los seguidores del canal. A ellos les puede recomendar libros como los de George R. R. Martin o aquellos que se desarrollan en mundos de fantasía, donde existen la utopía y el romance.


***


Con un público mucho más joven, entra en escena Juliana Zapata, cuya especialidad son los libros de literatura juvenil: los contenidos más frescos y esas sagas con las que se inician los adolescentes. Entre los autores que frecuenta están Stephenie Meyer, John Green y Blue Jeans. En el momento de la entrevista, Juliana leía La reina del aire y la oscuridad, uno de los libros que hacen parte de la saga Cazadores de sombras, de Casandra Clare.


Juliana selecciona una lectura mediante todo un proceso. Según ella, hay libros que son amor a primera vista, que entran por los ojos gracias a sus portadas o a su arte ilustrativo. Pero hay otros que se ven en todas partes, en todas las redes, recomendados por sus seguidores o por otros booktubers, y eso la motiva a leerlos; es su propia curiosidad por conocer la razón de tanto furor.


FOTO: La especialidad de Juliana es la literatura y las sagas juveniles. Cortesía de: Juliana Zapata

“La comunidad se trata de eso, de escoger los libros entre todos”, dice Juliana, y agrega: “No suelo leer sinopsis de contraportada, porque no quiero saber mucho del contenido de un libro antes de leerlo”. Que los libros hablen por sí solos de su buena calidad es un factor importante para decidir si la lectura está valiendo la pena. Lo que define la calidad del libro para Juliana son los personajes memorables y diversos, las historias dinámicas y atractivas y un ritmo que sea fácil de seguir; por estas razones, esta paisa se inclina por la literatura fantástica o distópica.


Los jóvenes prefieren estos mundos y la oferta es grandísima, por lo que se crea una especie de tendencia. Las personas que ven a Juliana oscilan, en su mayoría, entre los 18 y los 24 años, y son un público mayoritariamente colombiano o latinoamericano. Entre la gente de esta edad, la literatura de este tipo es muy popular, y para esta creadora de contenido eso ha definido mucho de lo que termina reseñando en sus videos.


La juventud y la madurez son importantes en el ejercicio de los booktubers, que no son otra cosa que youtubers que suben videos sobre libros, combinando lo viejo con lo nuevo, el oficio del reseñista con el de youtuber. ¿Quiénes componen entonces exactamente el público de BookTube? Tanto adultos como jóvenes ven en BookTube una propuesta llamativa.


Para Juliana, la crítica literaria es muy académica para los lectores cotidianos, aquellos a los que les interesa la literatura como un pasatiempo. Es aquí donde entran los booktubers a aprovechar un público con intereses muy particulares. Muchos de los que inician en este mundo crean entonces una marca personal, pues el alcance que generan es proporcional a la influencia que tienen sobre los públicos lectores. Y así se vuelven todo un fenómeno de redes sociales, como lo hacen las blogueras de maquillaje, los gamers y tantos otros. Sin embargo, la magia de BookTube está en lograr que alguien coja su primer libro y se enganche con la literatura; de ahí en adelante, el booktuber deja de guiar el proceso y es el lector quien toma las riendas.

FOTO: El canal de Juliana Zapata

***

No se puede negar que el mundo de BookTube está dominado por el género femenino, y entre los pocos hombres que han incursionado con éxito en él destaca Luis Miguel. Él es el creador del Estante Literario, una iniciativa booktuber nacida en Sabaneta (Antioquia). Como dato curioso, este tiene un público más mexicano que colombiano, contrario al caso de Kyoko y Juliana.

Luis Miguel no recuerda el momento exacto en el que empezó a leer por simple gusto, solo recuerda que en el bachillerato devoraba libro tras libro hasta que la lectura dejó de convertirse en una obligación. Lo que más destaca de su caso es que su proceso de lectura era muy peculiar: al lado del libro colocaba su cuaderno y realizaba observaciones e indagaciones varias. No se contentaba con recibir pasivamente la literatura, sino que hacía un ejercicio activo de anotación y producción de contenido. Eso lo tradujo después a la producción audiovisual que ahora utiliza en su canal de YouTube.


Los primeros libros que Luis Miguel leyó por gusto fueron los de Harry Potter, de J. K. Rowling, y las aventuras narradas por Julio Verne, pero de ahí fue evolucionando, tal vez madurando, hacia una lectura más adulta. Hoy, traductor profesional, Luis Miguel prefiere leer los libros en su idioma original, siempre y cuando no sean muy complejos, como el inglés de Charles Dickens o el francés de Víctor Hugo.


FOTO: El canal de Luis Miguel se puede encontrar en YouTube como El Estante Literario. Su público mayoritariamente mexicano. Cortesía de Luis Miguel

El autor colombiano favorito de Luis Miguel es Juan Gabriel Vásquez, que se inclina mucho por el realismo y no tanto por la fantasía. De la escena nacional destaca a William Ospina, Mario Mendoza y a otros autores de un estilo más crudo y apegado a la realidad. Su gusto es un tanto contrario al de Kyoko, que lee a más autores extranjeros. Pero también les recomienda a los principiantes hundirse en una buena novela gráfica, como la adaptación de Satanás, de Mario Mendoza, para iniciarse en el mundo de los libros.



***



Aunque cada uno de estos booktubers tiene propuestas y gustos distintos, todos coinciden en que la literatura en Colombia está en expansión, especialmente la literatura juvenil. A pesar de que una buena parte de la literatura urbana y política en nuestro país enfoca solo los temas del narcotráfico y el conflicto, muchas veces para los lectores es más llamativa una salida de esta realidad.


Para adentrarse en la literatura colombiana, Juliana Zapata recomienda a los jóvenes leer a Fernando Molano, con Un beso de Dick; a Carolina Andújar, una caleña que escribe literatura juvenil con un toque gótico, y a Jarhat Pacheco, una poeta de Aguachica que escribió La guerra que aposté en mi contra, un poemario de tres partes sobre el amor y el desamor.

FOTO: Lois se inclina por la ficción moderna y por las novelas históricas y fantásticas. Cortesía de: Luisa.

Pero ellos no son los únicos booktubers, pues todos los días aparece un nuevo canal, y, con él, una nueva posibilidad para los lectores. Este es el caso de Luisa, que nombró su canal LoiStoryBook. Se trata de una joven monteriana con la actitud de una booktuber de grandes números, a pesar de que sus suscriptores y visualizaciones aún no son equiparables con las de los otros tres. Ella es la fiel prueba de que este escenario da para un trabajo honesto de reseña y de opinión, más que para construir un ejército ciego de consumidores. El diálogo que Luisa transmite en sus videos no tiene artificios y se basa sencillamente en ese gusto por leer, que viene por iniciativa propia y que alimenta con constancia desde que tiene sus propios ingresos para comprarse libros.


BookTube es para Luisa su espacio personal para compartir sus ideas. Por eso adoptó el seudónimo de Lois, una versión de su nombre traducido al inglés. Ella prefiere la ficción moderna, por las novelas históricas y fantásticas. Afirma: “Lo importante es mi opinión y dejar claro que se trata de una opinión y no de un veredicto incuestionable”. Lo que la motivó a lanzarse a publicar sus videos fue precisamente uno titulado “¿Cómo ser booktuber?”.


Esta es, entonces, una comunidad en expansión y con múltiples aristas. La evolución de la reseña literaria a los formatos virtuales es una realidad, y BookTube es la oportunidad para que millones de lectores ávidos encuentren a sus pares, comenten un buen libro y, en definitiva, naveguen acompañados por el inabarcable mundo de la literatura.

¿Quiere ver más de No todo está escrito?

#RevistaImpresa #NoTodoEstáEscrito #Literatura #Fotos #Reseña #BookTubers #Influencers #Nuevaliteratura #NicolásFajardo

Licencia de Creative Commons
DIRECTOBOGOTA.COM
Es un proyecto de la Facultad de Comunicación y Lenguaje de la Pontificia Universidad Javeriana, 
dedicado al periodismo digital,  la producción audiovisual  y  las narrativas interactivas y transmedia
Copyright: - 2015 - 2020
directobogota@javeriana.edu.co