• //

La televisión nacional para el orgullo patrio, ¿Más colombianos que nunca?

Por: Alfonso Narváez - Mariana Mosquera// Periodismo Digital


La televisión colombiana ha sido uno de los medios que se ha encargado de crear el sentido patriótico de la nación con la producción de novelas, documentales y proyectos de experimentación creativa. En este reportaje multimedia se explica cómo, desde el sector público, se financian estos proyectos.

FOTO: Tomada de Pixabay

200 años después de la independencia en Colombia y 65 años luego de la primera sintonía televisiva en los hogares, las producciones audiovisuales se convirtieron en uno de los sellos que recalcan la identidad nacional. A pesar del auge de las narconovelas y realities, en las primeras décadas del siglo XXI, las series con mayor puntuación han sido las que reflejan desde sus próceres o desde los dramas personales, el periodo colonial e independentista.

La televisión se identifica como un campo donde la realidad y la ficción convergen para despertar el interés de las personas, por lo que en medio de un contexto educativo y social fragmentado, puede llegar a sustituir el papel de la escuela y posicionar verdades según la interpretación histórica de los directores. Pese a que las series, películas y otros productos audiovisuales se elaboran a partir de fuentes documentales, son dramatizados para aumentar el rating como el caso de la novela Los pecados de Inés de Hinojos emitida en 1988, que si bien se basó en la crónica del libro El Carnero de Juan Rodríguez Freyle, modificó la trama para incluir escenas desafiantes y lésbicas entre las divas de la época, Amparo Grisales y Margarita Rosa de Francisco.

La historia y la pequeña pantalla están ligadas a la idiosincrasia nacional, por lo que gracias a la oferta privada de producciones relacionadas con la historia patria, el Gobierno, por medio de la antigua Autoridad Nacional de Televisión (ANTV) y MinTIC, abrió espacios y plataformas para destinar recursos, gestionar producciones y fortalecer la creatividad regional.

Antes de la expedición de la ley 1978 de 2019, “por la cual se moderniza el sector de las tecnologías de la información y las comunicaciones-TIC”, era una de las labores de la ANTV organizar las convocatorias del Fondo para el desarrollo de la televisión (FONTV) para seleccionar los planes de producción y distribuir los recursos, explica Gabriel Levy asesor en temas de tecnología e información en comunicación. Para concursar por los fondos cada programa debía detallar el formato de producción, la clasificación del contenido, la audiencia objetivo, el cronograma de ejecución, producción, la emisión y los costos desagregados.