• Camila Vergara Tovar //

[Revista impresa] El camino a la reconciliación con una pola

Por: Camila Vergara Tovar


Desde diferentes regiones del país se están haciendo cervezas artesanales que recogen historias y recuerdos de excombatientes. La etiqueta de cada botella tiene una identidad y representa el viaje de personas que quieren ser partícipes del diálogo y de la reconciliación.

FOTO: La Roja empezó en el ETCR Antonio Nariño, en Icononzo, Tolima.. Fotografía de Camila Vergara.

Lo primero que se ve es un aviso: “El amor, la pola, la lucha y la revolución se respiran en Lubianka”. Al entrar a la casa, que está ubicada en el barrio La Soledad, se sabe que este no es bar común. A mano derecha hay un cuarto que

parece ser un recorrido por la historia. Al observar rápidamente las paredes, se leen las palabras “Resistencia”, “Simón Trinidad”, “Manuel Marulanda”, “Timochenko”, “Juan Manuel Santos”, “Carlos Marx”, “Andrés Pastrana” y, entre muchas otras, nuevamente “Resistencia”. En las paredes hay fotos, libros y una bandera de Colombia que tiene un pequeño mapa blanco sobre los tres colores, un libro y, debajo, dos fusiles cruzados: es el escudo de las FARC.

En la casa se oye Siguiendo la luna de Los Fabulosos Cadillacs, y en uno de los cuartos del segundo piso un hombre cuelga un cuadro en la pared. Su nombre es Ilich Cerón y está acomodando otra pieza que va a acompañar al resto de imágenes que hay de Lenin, el Che, Fidel, la Revolución Cubana y la Unión Soviética.

Lubianka es el nombre de una plaza de Moscú, pero también se conocía así al centro de espionaje, conspiración y operaciones del KGB. Ilich, quien creó este espacio junto a Miguel Ángel Bravo, quiso adoptar este nombre para el bar, pero dándole un giro a su significado.

Ilich es nariñense. Estudió ciencias sociales en la Universidad Distrital y se formó en la escuela de la Juventud Comunista Colombiana (JUCO). A los 19 años empezó su historia con las FARC: militó en el Partido Comunista Clandestino Colombiano (PC3) y estuvo en campamentos en Meta, Guaviare y Caquetá. Hoy tiene 37 años.

Tuve la recompensa histórica de haber acompañado y participado en los diálogos de La Habana, de haber ido a la Décima Conferencia, de haber estado en la dejación de armas y luego en el lanzamiento del partido”, cuenta Ilich mientras endereza el cuadro, que muestra una hoz, un martillo y la sigla PC3.

Ahora de fondo suena la canción Guantanamera, interpretada por Celia Cruz. Las mesas del lugar están llenas y en cada una hay diferentes botellas. Detrás de la barra del bar está la repisa con cada una de las cervezas artesanales que habitan Lubianka. Hay botellas con etiquetas que llaman la atención, como las cervezas de Chelarte, que tienen rostros femeninos; mientras que la Fómeque tiene animales de páramo. Las cervezas de la casa tienen mensajes en sus etiquetas como “Sin mente como el presidente” y “Faltan cinco pa’ las doce”. En otra tienen como imagen a Camilo Torres, el cura que estuvo en las filas del Ejército de Liberación Nacional (ELN). Cada una de las botellas exhibidas en el lugar representa un viaje, una historia y una voz.

La apuesta de Lubianka fue meterse por el lado de las cervezas artesanales que representan viajes y símbolos; que tienen algo histórico, algo de memoria y algo que contar. Las voces y los caminos se convierten en cerveza. “La gente que viene a Lubianka no viene a tomar, sino a dialogar por medio de las cervezas”, cuenta Ilich.

FOTO: Ilich de Lubianka. Tomada por Camila Vergara.

Dependiendo de la ocasión, las cervezas de la casa hacen ediciones conmemorativas, donde aparecen los rostros de diferentes personajes. “Ahorita está Camilo Torres. Hemos tenido al Che, a Salvador Allende, a Alfonso Cano”, dice Ilich. Él piensa que son cervezas especiales porque tienen carácter e identidad política.

Es viernes, y Sara Jaramillo, una estudiante bogotana de 22 años, sale de clase y decide ir por una pola a Lubianka. Bajando la escalera del bar hay un afiche que dice “Unas frías para bajarle al alboroto”. Sara asegura que en este sitio la cerveza es diferente, porque juega con la historia y, sobre todo, con el simbolismo. Aquí la mayoría de productos tiene una carga histórica detrás: son hechos por excombatientes y tienen marcas como La Trocha, La Roja, La Bolivariana y La Pastusa, entre otras cervezas que reposan en los estantes del bar.

FOTO: Las cervezas de Lubianka. Tomada por Camila Vergara.

El boom de las cervezas artesanales también llegó a los proyectos productivos de exguerrilleros que se están reincorporando, porque un buen trago puede saber a reconciliación. Por ejemplo, La Trocha fue creada por un grupo de diez exfarianas y su nombre se puede relacionar con el significado de la paz: como un camino que se está abriendo. “Como dice la canción, uno es de donde lucha. Por las trochas andamos durante mucho tiempo con fusiles, haciendo jornadas de organización con comunidades campesinas. La Trocha ahora es un camino difícil, que es la paz. La Trocha es ese camino de transición que estamos haciendo, y que no es nada fácil”, dice Doris Suárez, la representante legal de esta cerveza que empezó a producirse en el 2019.

¿Ya te suscribiste a nuestro Newsletter?

La cerveza surgió con el apoyo de la Universidad Nacional y se hace en Ubaté, Cundinamarca. Para ellas, esta cerveza es más que un proyecto: quieren generar trabajo digno para sus camaradas y sus familias. La etiqueta de la botella es verde, como si en ella se reflejaran la selva y el país. Debajo del nombre dice: “Tomando el camino de la paz”.

Esta es una forma de apoyar a los que hemos decidido caminar por el tránsito de la paz, dejar las armas y continuar con nuestras ideas de cambio social, pero por la vía legal”, dice Doris. Cuenta que su gran reto ahora es competir con las grandes empresas y crear un emprendimiento en otras condiciones.

En los estantes del bar, a La Trocha la acompaña La Roja, que nació en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) Antonio Nariño, en Icononzo, Tolima. Su etiqueta es de color arena y tiene una estrella negra. “Es una cerveza roja, de un movimiento de izquierda. Por eso no hay mucho que explicar del nombre”, dice Carlos Alberto, excombatiente y líder del ETCR.

Para él, La Roja sabe a Colombia. La cerveza fue su manera de recuperar la historia de las comunidades. En un trago se narran su resistencia y su lucha. Este proyecto no sigue la lógica de tomar licor para emborracharse, sino como un acompañamiento en una reunión, para dialogar, sentarse alrededor de una mesa con una cerveza en la mano y hablar en torno al país que se quiere construir.

De nuestro número más reciente de la revista: Pedaleando por Colombia

Sentada a una mesa en Lubianka, Sara, la estudiante, tiene una Roja en sus manos. Juega con la botella, la desliza entre sus dedos, la agarra fuerte y se sirve lo que queda en un vaso. “Yo creo que la gente acepta estas cervezas de buena manera, porque es un acto de conciencia para apoyar su reincorporación. Es una manera de creer que sí es posible la paz y de empaparse de todas las trochas y los recorridos que ellos hicieron”, comenta ella antes de tomar un sorbo.

La música cubana ambienta a Lubianka. La apuesta de Ilich, al igual que la de Doris y Carlos, es la reconciliación desde el diálogo y desde la cerveza. “Lo más chévere es que acá viene todo el mundo. Vienen más contradictores nuestros que gente amiga. Acá vino una señora de sesenta años a decirme que había sido uribista, que había votado por el 'no' en el plebiscito, pero que estaba arrepentida, que ya no era uribista y que quería apoyarnos y tomarse la cerveza”, cuenta Ilich, que también dice que esas anécdotas han hecho parte de las dinámicas que se buscaban con el bar.

En las repisas hay un ejército de botellas artesanales que tienen nombres y sabores políticos. Lubianka es un espacio para el encuentro, para el diálogo y para entender el tránsito de los excombatientes a un modo de vida diferente: es un laboratorio para la paz. O, como dice Ilich, es un espacio para sentarse a pensar el mundo.

Colombia es un país cervecero. Las cervezas artesanales están en un boom porque se está tomando conciencia de todas las historias que hay detrás. Proyectos como Lubianka, La Trocha y La Roja reflejan esas ansias por cambiar la realidad del país, pues quieren recuperar la historia desde la cerveza. Buscan también apoyo en un proceso de paz que se ha visto como una trocha difícil y retadora para ellos.

FOTO: Lubianka tiene más de doce marcas de cervezas artesanales.

Las voces se están convirtiendo en cerveza, voces políticas y revolucionarias que denuncian y crean memoria desde una bebida tan común. Las cervezas representan los viajes por las trochas, por el Tolima, por Ubaté, por el Llano y por las montañas de Colombia. Vuelvo y siempre volveré a la frase que está en una pared de Lubianka: “Unas frías para bajarle al alboroto

La edición más reciente de la Revista impresa a un clic

#Cerveza #Revistaimpresa #CrónicaTV #Posconflicto #Revolucióndelamoda

Licencia de Creative Commons
DIRECTOBOGOTA.COM
Es un proyecto de la Facultad de Comunicación y Lenguaje de la Pontificia Universidad Javeriana, 
dedicado al periodismo digital,  la producción audiovisual  y  las narrativas interactivas y transmedia
Copyright: - 2015 - 2020
directobogota@javeriana.edu.co