• //

[Noticia] La covid-19 amplía la brecha de pobreza entre mujeres y hombres en Colombia

Por: Paula Rodríguez Sánchez // pr.rodriguez@javeriana.edu.co


Desde que se adoptaron medidas de confinamiento para contener el virus, se han puesto en evidencia las desigualdades socioeconómicas y el incremento de la brecha de pobreza entre mujeres y hombres en el país. Esto desemboca en la agudización de la “feminización de la pobreza”, al alza en los últimos años.

FOTO: Entre marzo y julio de 2020 hubo más de 11 millones de mujeres sin trabajo. Cortesía: Ministerio de Trabajo.

Los niveles de pobreza han aumentado como consecuencia del choque económico producido por el coronavirus. La suspensión de buena parte de la actividad económica con el fin de aplanar la curva de contagios y ganar tiempo para el fortalecimiento del sistema de salud ha generado un impacto sobre el empleo y el ingreso de los hogares pobres y vulnerables. Sobre todo porque tanto en los sectores rurales y urbanos muchos de estos son encabezados por mujeres.


“El comportamiento del desempleo y de la tasa general de participación a partir de marzo de 2020, mes en el que se dictan las medidas de aislamiento y se producen los cierres de empresas y de sectores, [revela que] la brecha entre mujeres y hombres se [ha ido] incrementando a diez puntos porcentuales. Esa es la cifra más alta desde que hay registros”, declaró Alejandra Trujillo, coordinadora de proyectos de la Friedrich-Ebert-Stiftung en Colombia (FESCOL).


Desigualdades evidentes, ahora más que nunca


Si bien la pandemia significó la pérdida de empleo para muchas personas, esta afectó principalmente a las mujeres. El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) indicó en un comunicado de prensa que entre marzo y julio de este año hubo 11 184 000 mujeres que ni tenían trabajo ni estaban buscando uno. Esta cifra es casi el doble de los 6.3 millones de hombres desempleados. Durante ese trimestre, hubo 2.8 millones más de desempleados, cuya mayoría fueron mujeres 1.9 millones perdieron sus empleos, mientras que para los hombres la cifra fue de 900 000. Asimismo, mientras que el desempleo masculino fue del 16.2 %, el femenino trepó hasta el 26.2 % (una diferencia de diez puntos porcentuales).