• Kevin Alejandro Loza // ka_lozac@javeriana.edu.co

Protesta contra la violencia de género paralizará a todo México


Las mujeres de México preparan el paro nacional para este 9 de marzo con la consigna;“Un día sin mujeres”; la premisa es sencilla: ninguna mujer en las calles, ni en redes sociales, ni en los comercios, ni en las escuelas, ni en las universidades, ni en el trabajo.

Foto: Colectivos protestan en México. Tomada por Patricio Hurtado/Pixabay

El lunes 9 de marzo las mujeres de México participarán de un paro nacional en el que se disponen a no concurrir en las redes sociales, no realizar trabajos domésticos, no consumir bienes o servicios y no asistir ni a laborar, ni a clases, ni cualquier otra espacio público en el país. La convocatoria se añade a las manifestaciones en protesta contra la violencia de género que se hacen anualmente durante la fecha previa, domingo 8 de marzo, por el Día Internacional de la Mujer.

Este evento es importante para los mexicanos porque “no se le ha prestado la atención debida a la violencia a la mujer en el país”. Así lo comenta Arussi Unda, vocera del colectivo Las Brujas del Mar, uno de los principales participantes en la divulgación de la medida. Además, “es importante mostrar la unión entre los mexicanos para poder entender el problema del machismo que parece estar saliéndose de control”, declara Unda.

Esta medida es una protesta que ejemplifica cómo se sienten las mujeres en cuanto a derechos se trata y qué pasaría si todas las mujeres en México desaparecen. Es difícil celebrar el Día Internacional de la Mujer cuando sigue existiendo extrema violencia contra ellas, y así lo creen las mexicanas que están comprometidos a brillar por su ausencia este lunes 9 de marzo. Cada día, entre nueve a diez mujeres son asesinadas en México.

Lee también: Protestas feministas en México: entre la fe y la criminalización.

Posterior a la convocatoria inicial, distintos colectivos y organizaciones manifestaron su apoyo a las medidas propuestas. De la misma forma, instituciones privadas y públicas de todo México anunciaron que no penalizará a las mujeres que decidan participar del paro. La única gran excepción serán los servicios de emergencia, que acatarán las mismas medidas solo de forma parcial.

Indignación y repudio contra la violencia

La convocatoria, además, se realizó públicamente el día 18 de febrero en medio de la conmoción por los feminicidios de la joven Ingrid Escamilla y de la niña Fátima. Unda comenta que “estos feminicidios no son diferentes” a los muchos casos de violencia en el país; sin embargo, estos hechos “marcaron una pauta porque expusieron una cantidad de violencias que se ejercen alrededor de este tipo de crímenes”.

Ingrid Escamilla, de 25 años, fue apuñalada y desmembrada a manos de su pareja sentimental, en la colonia Vallejo de la Ciudad de México. Posteriormente, se filtraron fotos de su cuerpo maltrecho en algunos periódicos locales.

La niña Fátima Aldrighett, de 7 años, desapareció de su escuela ubicada en Santiago Tulyehualco al este de la Ciudad de México. Tres días después, se halló su cuerpo dentro de una bolsa en un municipio próximo.

Te puede interesar: Estamos sufriendo sin feminismo: entrevista con María Urbina.

Ilustración: Primer arte respecto al paro publicado en la cuenta de instagram del colectivo Las Brujas del Mar. @brujasdelmarver

Inicialmente el paro se atribuyó al colectivo Las Brujas del Mar que publicó el primer arte en referencia al paro en su cuenta de Instagram. Unda, su vocera, nos aclara cómo fue la génesis del paro en detalle: “La medida fue propuesta por Vanessa Bauche, actriz y activista de la plataforma ‘Primero Somos’, quien expuso la idea en una red nacional a cargo de 'Ni una menos México', un colectivo conformado por familiares de víctimas de feminicidio. El concepto fue apoyado y secundado por el colectivo El día después, integrante de la red de organizaciones que se encargó de difundirla en los diferentes medios de comunicación.”

En los días siguientes, colectivos como Las Brujas del Mar procuraron realizar seguimiento a través de sus plataformas sociales.

Mira en esta línea de tiempo la violencia de género en Latinoamérica en números y datos

Según cifras del Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe, en 2018, 3.529 mujeres fueron víctimas de feminicidio, siendo Centroamérica la región más violenta. Con excepción de los países del norte de Centroamérica, dos de cada tres feminicidios se producen en contextos de relaciones de pareja o expareja. Cada dos horas hay un nuevo feminicidio en la región.

Relacionado con el tema: Si no es mía, no es de nadie.

Todos estos datos no dejan de ser inconclusos ya que no existe una institución que lleve un conteo global de estas cifras y las tipificaciones del delito de feminicidio varía significativamente de país en país. El tema de violencia contra la mujer es en realidad un tema integral de los derechos humanos y debe ser tratado en todas las dimensiones, desde derechos reproductivos, hasta políticas que fomenten la igualdad de género.

Por ejemplo, el aborto es otro tema sin solución todavía en la región. El 97% de las mujeres latinoamericanas viven en países que tienen restricciones contra el aborto. 760 mil mujeres son atendidas cada año debido a complicaciones de salud de abortos inseguros.