• //

Ricardo Silva Romero y sus lecturas en voz alta

Por: Camila Solano Mantilla//Periodismo Cultural


Durante la pandemia, el escritor Ricardo Silva Romero inició la lectura en voz alta de dos de sus novelas. En esta entrevista, el escritor habla de sus libros, los retos que trajo la pandemia y su experiencia con esta actividad.

Ricardo Silva Romero lee sus novelas en voz alta.

La lectura en voz alta se abrió paso durante la cuarentena. Más de 300 personas se conectaron por Instagram Live para leer dos novelas de Ricardo Silva Romero (Bogotá, 1975): Historia oficial del amor y Cómo perderlo todo. El escritor colombiano creó esta actividad, que hizo más llevadera la vida durante la pandemia. Algunos de los invitados a leer fueron Marcela Mar, Brigitte Baptiste y Carolina Cuervo. Él recuerda así la experiencia:


Directo Bogotá [DB]: ¿Cómo surgió la idea de las lecturas en voz alta?

Ricardo Silva Romero [R. S. R.]: Empezó cuando una lectora de Historia oficial del amor me propuso hacerlo, pues para ella había sido muy importante en tiempos muy duros y quizás para los lectores podría ser un alivio, como lo fue para ella en su momento. Además, yo estaba en una disyuntiva, porque la novela que iba a publicar, Rio muerto, no salió en ese momento. Cerraron las librerías e imprentas y teníamos que esperar a que volvieran a abrir para encuadernar el libro. Entonces, con este tiempo libre, se nos ocurrió montar la lectura en voz alta de Historia oficial del amor como una manera de superar los tiempos difíciles y también de unirnos todas las noches. Luego, viendo la aceptación que tuvo, hicimos lo mismo con Cómo perderlo todo.


DB: Cómo perderlo todo fue un libro inspirado en el 2016, año bisiesto del plebiscito por la paz, el brexit y la elección de Trump. Usted cuenta la tragicomedia de Ernesto Pizarro, un profesor de filosofía, víctima de las redes y relaciones sociales. A pesar de que el libro está ambientado en 2016, tiene varios elementos actuales. ¿Cómo se puede relacionar con lo que estamos viviendo hoy en día?


R. S. R.: Cómo perderlo todo sigue siendo actual porque todos los temas del año 2016, ese bisiesto tan exigente para todos, están en pie cuatro años después; es como si siguiéramos resolviendo ese año. Otra vez tuvimos elecciones de Trump, otra vez tenemos pulsos entre los diferentes grupos políticos alrededor de la paz, otra vez tenemos transformaciones sociales muy importantes y, en suma, todos los temas de la novela están vivos. Los conflictos de los personajes siguen siendo nuestros conflictos. Se ha exacerbado y extremado todo lo que hemos vivido desde el 2016


DB: ¿Cómo relaciona el libro y las historias de los personajes con la realidad de hoy y la vida de quienes asisten a las lecturas de Cómo perderlo todo?


R. S. R.: Fuera de la ficción, todos estamos afectados por nuestras agendas y nuestras experiencias en el mundo. Pero dentro de las novelas, somos capaces de ponernos del lado de gente que no soportaríamos en un almuerzo. Por este motivo, es interesante ver cómo los lectores pueden ponerse en los zapatos de un trumpista, de un hombre de izquierda o de una mujer que defiende los acuerdos de paz. Eso era lo más interesante de ver durante la construcción de los personajes de Cómo perderlo todo. Creo que ha sido muy bien recibido desde la lectura inicial, hace dos años, hasta la lectura en voz alta durante la pandemia.


DB: Más que una actividad, se ha convertido en un momento íntimo y de reflexión que ha creado una comunidad, entrelazada por la lectura…


R. S. R.: Así es. Se ha formado una comunidad cercana e íntima porque todos participan desde su casa y se sienten unidos, a pesar de la distancia. Creo que sucede porque la lectura produce inmediatamente complicidad y compañía; es una experiencia irrepetible y conjunta. No es como el cine ni el teatro porque hay mucha vulnerabilidad en el ambiente. Es una exposición y una entrega a los demás, desde uno mismo y desde de su propia casa.


Ricardo Silva Romero estrenó su novela Río muerto en 2020 y espera poder seguir haciendo actividades como esta, que unen a las personas por medio de la lectura.