Desde el barrio La Concordia, ubicado en La Candelaria, aún se aprecia un recuadro de lo que un día fue la imponente naturaleza sepultada por la urbe que ahora es Bogotá. ¿Algo aún nos conecta con lo que es ahora la sombra de la biodiversidad?, ¿hay algo que nos conecte a lo que un día fueron nuestros ritos, orígenes y cultura ancestral? al menos, ¿algo nos conecta a otra cosa que no sea el enchufe de luz que carga nuestro celular? Como expresa el escritor y periodista Sergio Ocampo Madrid, “esta es una ciudad ajena a la historia, sin certeza ni interés por su origen, sin fiestas ni espacios sagrados”, algo que se refleja a la perfección en su narración El urapán que comía cometas, que hace parte de colección de cuentos publicados por Ocampo en 2009, llamada A Larissa no le gustaban los escargots.

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Más historias
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Instagram - Black Circle
Sigue DirectoBogotá

Movimiento campesino, 200 años en pie de lucha

06/04/2020

Falsa ilusión

05/04/2020

Lika Nova: así suena la Bogotá rockera

04/04/2020

El otro virus: las fake news no se aíslan

03/04/2020

1/2
Please reload

descarga.jpg
DIRECTOBOGOTA.COM
Es un proyecto de la Facultad de Comunicación y Lenguaje de la Pontificia Universidad Javeriana, dedicado al periodismo digital,
la producción audiovisual  y las narrativas interactivas y transmedia
Copyright: - 2015 - 2020
directobogota@javeriana.edu.co

Síguenos

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • SoundCloud
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
RSS Feed
Licencia de Creative Commons