[FOTOPERIODISMO] Héroes de cuatro patas

Aeropuertos, universidades, estaciones de policía, centros penitenciarios y centros comerciales son algunos de los lugares donde trabajan Mari, Rocky, Fox, Samantha y Sonia, perros de diferentes razas que fueron entrenados para desempeñar funciones que van desde prestar seguridad hasta detectar narcóticos y explosivos en diferentes contextos de la ciudad.

 

 FOTO: Ma Fernanda Castellanos

 

La estación de carabineros del parque Nacional es uno de los lugares donde se da el entrenamiento canino. Cuenta con personal capacitado, los sitios adecuados y las herramientas necesarias para entrenar perros antiexplosivos y antinarcóticos que acompañan a los uniformados en lugares estratégicos como el aeropuerto. Por su parte, en la escuela penitenciaria del INPEC, los guías caninos entrenan a los perros para requisas en el interior de las cárceles y se especializan en la detección no solo de narcóticos sino de armas de fuego y otros elementos peligrosos en este tipo de establecimientos.

 

El proceso de entrenamiento se hace a partir de juegos y lo que los guías llaman “refuerzos positivos” que son los premios que motivan a los perros a seguir trabajando y a reconocer los olores que deben aprender a detectar. Las razas de perros que más se utilizan para estas labores son el Pastor Alemán, Golden Retriever, Labrador y Pastor Belga Mallinois.

 

 Para ver galería completa, hacer clic a la derecha en las flechas.

 

Ahora bien, el proceso de entrenamiento de estos perros está lleno de mitos que los entrenadores han buscado desmentir. Entre ellos que los perros anti drogas son agresivos, maltratados y que se les proporciona droga para que la puedan reconocer. Sin embargo, lo que se hace es impregnar el juguete con la imitación del olor de la sustancia y este se esconde en una caja cerrada.

 

En espacios abiertos se ubican varias cajas cerradas con diferentes objetos y el perro debe buscar en el que se encuentra su juguete con el olor.  Las rutinas varían y las sesiones tienen una duración de aproximadamente 2 horas diarias que implican siempre que los perros encuentren su juguete. “Si le preguntas a un veterinario que pasaría si le inyectas a un perro cocaína lo más probable es que muera inmediatamente” afirmó uno de los guías.

 

 FOTO: Ma Fernanda Castellanos

 

 

En el caso de los perros de seguridad, la enseñanza principal es la detección de movimientos extraños y conductas sospechosas para identificar delincuentes entre un grupo de personas. Las entidades financieras, los centros comerciales, los aeropuertos y las universidades con los principales clientes del servicio de seguridad canina.

 

La labor de los perros culmina a los 8 años y en el caso de la policía, se dan en adopción o permanecen en una fundación en la que pueden ser adoptados en cualquier momento.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Más historias
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Instagram - Black Circle
Sigue DirectoBogotá

El MAL está en todas partes

25/02/2020

[Caricatura] Represión alternativa

24/02/2020

Cógela suave en el Centro

24/02/2020

Por la danza del león y la Ciudad perdida

24/02/2020

1/2
Please reload

descarga.jpg
DIRECTOBOGOTA.COM
Es un proyecto de la Facultad de Comunicación y Lenguaje de la Pontificia Universidad Javeriana, dedicado al periodismo digital,
la producción audiovisual  y las narrativas interactivas y transmedia
Copyright: - 2015 - 2020
directobogota@javeriana.edu.co

Síguenos

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • SoundCloud
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
RSS Feed
Licencia de Creative Commons