Directo Bogotá habló con Juan José Jiménez y Camilo Ramírez Ortiz, los creadores de la marca Oh My Drag. Juntos han logrado que la comunidad drag se vuelva una familia que crece y se fortalece a través del tiempo.

 

FOTO: Jesús Briceño (Helena) ensayando para su presentación.

 

Directo Bogotá: ¿Quiénes son los creadores de la plataforma Oh My Drag?

 

Juan Jiménez: Juan José Jiménez es un venezolano que llegó a Colombia buscando oportunidades para poder ayudar a su familia.

 

Camilo Ramírez: Camilo Ramírez es un bogotano, administrador de empresas de la Universidad de los Andes. Para algunas cosas soñador, para otras muy realista. Juan a veces se imagina muchas cosas y yo lo bajo a la realidad, ese es mi rol en la empresa. Además, me encargo de administrar y llevar el orden de Oh My Bar y de PRISMA, nuestra empresa.

 

DB: ¿Qué es para ustedes una Drag Queen?

 

JJ: Para mí una drag queen es una artista. Es una persona que puede jugar con el género femenino o masculino y puede divertirse con ello, realmente, para mí el Drag Queen es el alma de la fiesta. Ella llega a algún lugar y se roba la atención de todo el mundo con su makeup, con el look, con su forma de ser; su personalidad siempre llama la atención. Desde el punto de vista artístico, evidentemente, hay mucho trabajo ahí detrás y de alguna manera siempre es un esfuerzo bastante grande. 

 

CR: Para mí una Drag es una persona que quiere explorar todo su ser; si es un chico quiere conectarse con su lado femenino y si es una chica quiere conectarse con su lado masculino. A partir de esta conexión, se desarrolla un personaje siguiendo un tema artístico en el que se busca desarrollar ciertas destrezas que pueden ser para mostrar un look o en un show de canto o de baile. Ante todo, el drag es un artista.

 

DB: ¿Por qué decidieron crear la marca Oh My Drag?

 

JJ: Yo siento que, en Colombia, a pesar de que había espacios que estaban a favor de la comunidad LGBTI y eran friendly, no se vivía realmente en su representación. Yo veía a mucha gente, por ejemplo, en bares aparentando que no eran gais y eso a me chocaba mucho porque decía !Wao¡ ¿Cuál es el miedo? por qué si te gusta bailar femeninamente simplemente no lo puedes disfrutar. (Para conocer más noticias de temática de LGBTI clic aquí).

 

De alguna forma, un día, uno de mis mejores amigos y socio de la marca me dice “oye, estoy en una fiesta con una de las drag queen más famosas del mundo” y caí en cuenta que a Colombia nunca llegaban estos show. Al mismo tiempo que ocurrió esto, a forma de chiste, le decía “les voy a escribir y les voy a pedir que vengan”

Este proyecto fue una idea que empezó como broma y se fue convirtiendo, poco a poco, en una realidad.

 

CR: Juan y yo somos una pareja de novios que también quisieron emprender un negocio juntos, quisimos construir un proyecto de algo de lo que éramos fans para los fans.

 

DB: ¿Qué es la plataforma Oh My Drag?

 

JJ: Oh My Drag! nace de la idea de crear un espacio donde la gente pudiera ser libre, pudiera manifestarse sin miedo, sin juicio. Cuando pensamos en esto decíamos “bueno vamos a crear una fiesta para la comunidad LGBTI, pero hacerlo de la forma más legal posible” que no sea una fiesta por hacer, que sea lo que sea hecho con amor y que le dé al público la seguridad de estar con una marca y una empresa que realmente pudiera respaldarlos. No teníamos un lugar fijo, las realizábamos en diferentes lugares.

 

De ahí nace la idea de crear una empresa llamada PRISMA PRO EVENT que está orientada, principalmente, a la producción de eventos para la comunidad LGBTI. Siempre decimos principalmente porque si el día de mañana queremos hacer un evento para personales heterosexuales podemos hacerlo. Nuestras fiestas son abiertas a todo el público y nos encanta que la gente venga y se sorprenda.

 

PRISMA PRO EVENT es la mentora o la cabeza y de ahí nace la marca Oh My Drag!

 

CR: Un año después de haber creado Oh My Drag el proyecto ha llegado a tres ciudades que son: Bogotá, Medellín y Cali. Adicionalmente, ha creado muchas iniciativas. Buscamos que las personas puedan ver a los artistas drag que veían en televisión. Pero por otra parte, queremos tener un espacio de liberación, entretenimiento e inversión.

 

DB: ¿Cuáles fueron los motivos por los que decidieron crear el club Oh My Bar y cómo se conecta con la plataforma de Oh My Drag?

 

JJ: Nace de la necesidad de tener un espacio; ya el público nos lo pedía. Todo esto es un movimiento que el mismo público venía apoyando, y de alguna manera, pedían que tuviéramos un espacio donde siempre pudieran encontrar drag. Pensamos que el drag local tiene mucho que mostrar y a veces no existen los lugares adecuados para mostrarlo teniendo en cuenta el respeto, la tolerancia, la creatividad y el apoyo.

 

CR: Nuestro espacio busca subirle el nivel al drag y que la gente no lo vea como algo malo o feo sino como un arte más, la idea es quitar esas etiquetas y educar al público frente al tema. Buscamos apoyar el talento local, hacemos concursos con el público, queremos que la gente se encuentre entretenida en un espacio que nosotros creemos es suyo.

 

Hay personas que nos escriben de otros países diciendo que ojala tuvieran lugares así, recibimos mensajes de Perú o Argentina.

 

DB: ¿Cómo funciona el club Oh My Bar?

 

JJ: El club funciona de una manera muy sencilla, cada vez que hay una temporada de Ru Paul’s Drag Race abrimos al público. No solamente está la transmisión, hay dinámicas que se realizan, concursos en los que participa la gente y drags que son anfitrionas. Por primera vez, tenemos drags que son bartenders, un espacio llamado el "drag bar" porque ellas mismas son las que te preparan los cócteles, las que te crean todo una experiencia que realmente te envuelve en el tema. También, transmitimos el capítulo en vivo en donde apoyamos a la comunidad drag local que se presente. Luego convertimos el espacio en una fiesta en el que la gente se pueda quedar tranquila y escuchar las canciones que les gustan, lo que realmente no vas a escuchar en otro bar lo vas a escuchar acá. Por ejemplo, canciones de Britney Spears, Lady Gaga o Beyonce.

 

DB: ¿Cuándo se dio la creación del club?

 

CR: La marca Oh My Drag realizo su primera fiesta el 5 de octubre de 2017 mientras que, Oh My Bar realizo una prueba piloto el 2 de noviembre de 2018. En esa búsqueda de tener un espacio y no depender de la fiesta grande para tener un artista internacional. Con el lanzamiento de la temporada Ru Paul’s Drag Race All Stars en diciembre se vivió rutinario venir una vez por semana.  

 

DB: ¿Cómo fue el proceso de creación del club?

 

JJ: Realmente el proceso de creación fue muy rápido, era algo que decíamos: “bueno tenemos que aprovechar la oportunidad y tenemos que buscar la manera de crear esto lo más pronto posible porque viene una temporada nueva y hay muchas chicas que quieren trabajar y exponer su arte a través de la marca”; si pensamos que teníamos que buscar la forma de hacerlo bien. No fue tan difícil porque ya éramos reconocidos, teníamos un record con todo lo que habíamos hecho.

 

CR: En el camino, muchas puertas se nos han abierto, y logramos hacer una alianza con el mismo dueño de Sutton, él nos ha asesorado y ayudado en el tema de implementación, eso también nos facilitó un poco le camino.

 

DB: ¿Quiénes son las personas que se presentan en el lugar?

 

CR: En una noche en Oh My Bar! tenemos nuestro equipo de anfitrionas regulares que son: Aquarella Dee Licious, Lesley Wolf y Mindy Fire, las que muy creativamente (risas) Juan las bautizó como las niñas mal; ellas llegan al equipo porque conocían a Juan de tiempo atrás y trabajaron juntos. Adicionalmente, Mindy y Aquarella son estudiantes de Danzas en la ASAB y Lesley ya tiene formación actoral lo que les permite estar conectados con la parte artística. Ellos son quienes guían los ensayos, con ayuda de Juan, y aconsejan a las drag para que su presentación sea impecable.

 

Después del show de las anfitrionas siguen una o dos invitadas de la noche y luego continúa el público con una dinámica que se llama "la rockola". En esta dinámica ponemos una canción, el Dj va mezclando y el objetivo es que el público haga LypSync (playback). El público hace parte de esto y aunque no puedan hacer drag cantan, hacen chistes y se divierten.

 

DB. ¿Cómo es el proceso para que las drag se presenten en el bar?

 

JJ: Lo primero que hacemos es apoyar a quienes nos apoyan, entonces siempre que viene una chica acá y está de alguna forma presente (hablando con el público, participa en las dinámicas, interactúa) podemos observar algo de lo que su personaje quiere mostrar; ese es un primer paso para pensar que esta persona puede funcionar y estar en un show. Luego, los contactamos y los invitamos a un ensayo en el cual deben traer una propuesta de lo que quieren mostrar; esa propuesta la evaluamos a través del equipo artístico (Aquarella Dee Licious, Lesley Wolf y Mindy Fire) y ahí decidimos cómo podemos desarrollar el show.

 

El equipo artístico se centra en la parte técnica y desde un enfoque más académico  mientras que yo me encargo de la parte de la producción.

 

DB: ¿Cuántas Drag Queens trabajan en el lugar?

 

JJ: Con nosotros trabajan siete drags: tres anfitrionas, dos meseros y dos en cocina. Todos practican drag, pero en el caso de los auxiliares de cocina no están siéndolo esa noche; por tal motivo, lo que hacemos es que cada cierta semana hacemos una rotación para que puedan estar en drag.

 

DB: ¿Cómo conocieron a La Bianca del Castillo?  

 

JJ: Bianca llegó a nosotros porque participaba muchísimo en las viewing party, de alguna manera se acercó mucho a la marca, nos contó lo que quería hacer y lo que más le emocionaba de este mundo; fue muy bello verla participar.

 

CR: A Bianca la conocí por las pelucas (risas) porque empecé a ver que algunas drag llegaban con sus pelucas con peinados diferentes, y cuando pregunté; me dijeron que Bianca del Castillo era diseñadora.

 

Luis Castilla se ha hecho notar por su talento y su forma de ser. Su dedicación y amor por el drag lo han llevado a consolidar una personaje único.

Conoce más de Luis Castilla en este podcast que cuenta su vida y cómo empezó en el mundo drag.

 

A través de estas fotografías conoce el proceso de Luis para convertirse en la Bianca del Castillo.

 

DB: ¿Qué le aconsejan a alguien que quiere ser Drag?

 

JJ: Que se prepare primero porque si vas a hacer algo es importante que lo hagas bien, pero que lo hagas sin temor y que te diviertas con lo que estás haciendo. No debe ser algo muy estricto porque puede llegar a afectarte y dejar de lado la diversión que tiene el drag. Es importante que busques la manera de que tu presentación sea de buena calidad y que el público no lo vea como una burla.

 

DB: ¿Qué hace este lugar diferente a Theatron y a otros clubs LGBTI?

 

JJ: En mi opinión el cariño con el que se hacen las cosas, no digo que los demás no lo tengan, pero aquí se siente el respeto, nadie te va a juzgar o decir algo negativo. Al contrario, vas a encontrar un grupo de personas que tienen todas algo en común contigo; terminas convirtiéndote en parte de una comunidad y de un grupo de amigos o de gente conocida.

 

Este lugar se caracteriza por impulsar el drag, por lo que siempre vas a encontrar una temática de este tema y concepto detrás de todo lo que hacemos.

 

DB: ¿Cómo realizan el contacto con las drag Internacionales?

 

JJ: Por mensaje de texto, (risas) la primera drag internacional que conocimos fue Laganja Estranja. La contactamos por un amigo y la experiencia que ella tuvo en Colombia y la idea que estábamos desarrollando le gustó tanto que logramos desarrollar, desde aquí de Colombia hasta Estados Unidos, un voz a voz.

 

DB: ¿Qué planes tienen a futuro para el desarrollo del bar?

 

JJ: Hacer esto sustentable para que no dependamos de Ru Paul, sería muy bonito saber que la gente es fanática del drag y no fanáticos del programa. Muchos somos fanáticos del programa, pero sería muy chévere que vinieran porque quieren conocer lo que las chicas tienen que mostrar.

 

CR: Que la gente aprecie lo que es arte más que los nombres, es importante que vayan más allá de las Drags famosas y conozcan las grandes artistas que tenemos en el drag local.

 

DB: ¿Cuál es la diferencia de una viewing party con la fiesta de una drag internacional?

 

JJ: Una viewing party es una fiesta donde nos reunimos a ver el capítulo de la temporada de Ru Paul y donde hay shows locales. Una fiesta grande tiene un artista internacional, pero también está la presencia de un artista local como telonero. Esta última fiesta es muy grande porque van alrededor de 1000 personas, se realiza en Sutton mientras que la viewing si es para 200 o 300 y la podemos hacer en Oh My

Bar!

 

DB: ¿Qué es el programa en pijama?

 

JJ: En pijama es una idea que se nos ocurrió para estar más cerca del público, este contenido está pensado para generar interacción con quienes siguen a la marca. De esta manera, podemos discutir diversos temas de la comunidad LGBTI, recibir sugerencias y que las personas que nos siguen den un feedback de lo que hacemos en el club. El programa lo hacemos todos los domingos a las 8 a través de un Instagram live.

 

Conoce más del club Oh My Bar a través de la siguiente fotogaleria.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Más historias
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Instagram - Black Circle
Sigue DirectoBogotá

[Crítica] Lapü: el cine vuelve a los indígenas wayúu

13/12/2019

Las principales mujeres de la Independencia

12/12/2019

[Fotoperiodismo] Fachadas en movimiento

12/12/2019

Plaza de Bolívar, el centro de la historia bogotana

11/12/2019

1/2
Please reload

descarga.jpg
DIRECTOBOGOTA.COM
Es un proyecto de la Facultad de Comunicación y Lenguaje de la Pontificia Universidad Javeriana, dedicado al periodismo digital,
la producción audiovisual  y las narrativas interactivas y transmedia
Copyright: - 2015 - 2019
directobogota@javeriana.edu.co

Síguenos

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • SoundCloud
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
RSS Feed
Licencia de Creative Commons