‘[En el Partido Liberal] vi demasiadas cosas que éticamente no podía aceptar’: Luis Ernesto Gómez

El fundador del movimiento Activista habló con Directo Bogotá sobre su salida del Partido Liberal, su trayectoria y las decisiones que lo llevaron a lanzarse como candidato a la Alcaldía de Bogotá. 

FOTO: Gómez aspira recolectar mínimo 50.000 firmas para avalar su candidatura. Tomada por: María Reyes

 

Algunos conocen a Luis Ernesto Gómez Londoño como el viceministro de los Converse, pues en su época de viceministro de Trabajo (2015-2016) y de Interior (2016-2018), su atuendo distintivo fue un traje formal combinado con ese tipo de tenis. Otros lo conocen como el joven disidente del Partido Liberal, ya que, tras nueve años de militar dentro de esta organización, decidió marcharse luego de que el presidente del partido, César Gaviria Trujillo, manifestó en julio del 2018 el apoyo de los liberales a la candidatura del actual presidente de Colombia, Iván Duque.

 

Con 37 años, Gómez es el segundo candidato más joven a la Alcaldía de Bogotá 2020-2023, luego de Miguel Uribe Turbay, y es el segundo aspirante que más cargos públicos ha desempeñado. Además de sus cargos en diferentes ministerios, fue jefe de la Oficina Asesora de Planeación del Ministerio de Trabajo (2011-2013)  y director General del Servicio Público de Empleo (2013-2015), entre otros.

 

Tras su ruptura con el Partido Liberal, el economista y politólogo egresado de la Universidad Humboldt de Berlín decidió fundar a finales del 2018 su propio movimiento político, al cual nombró Activista y con el que se propone fijar la atención de los colombianos en cuestiones de desarrollo, progreso cultural y sostenibilidad. El 26 de enero del 2019, Gómez anunció su candidatura a la Alcaldía de Bogotá con el lanzamiento oficial de su partido. Según la encuesta más reciente de Invamer, Gómez acumula tan solo el 1,5 por ciento de la intención de voto. Sin embargo, él mantiene firme su convicción de que hay posibilidad de ganar estas elecciones.

 

Directo Bogotá (D.B.): ¿Desde pequeño supo que quería ser economista y politólogo?

 

Luis Ernesto Gómez (L.E.G.): Sí, desde pequeño me ha motivado la política y en el colegio fui muy activo en acción política, como en elecciones del Consejo Estudiantil. De hecho, cuando exploraba las opciones de educación y de formación, las pensé siempre en función de una actividad en lo público. Estudié en Alemania Economía y Ciencia Política porque son disciplinas afines al Estado. Siempre he estado explorando académicamente ese recorrido, digamos, mi maestría fue en Política Pública, absolutamente encaminada a esto. Hoy estoy feliz de haber escogido este camino. Me considero muy afortunado, porque en lo que yo trabajo, me define.

 

Conoce más candidatos: Hollman Morris del Movimiento político MAIS

 

D. B.: Considerando que realizó sus estudios en Alemania, ¿qué enseñanzas obtuvo al vivir en un país tan diferentes al nuestro?

 

L. E. G.: La primera enseñanza, que estoy buscando aplicar en esta campaña, es el enorme y descomunal poder de la cultura para poder transformar la realidad y las ciudades. Dimensionar cuán importante es la cultura para que una ciudad funcione, para que la realidad cambie y mejore es una de las principales lecciones.

Lo segundo, es entender que desarrollo no es tener un montón de puentes o autopistas. El desarrollo y la calidad de vida tienen para mí una dimensión distinta y es una que tienen muchas de las ciudades europeas. Es tener vida de comunidad, áreas verdes, aire limpio, un sistema de salud y educativo, ojalá público, y tener una ciudad en donde le ponemos el énfasis a la gente, donde la prioridad es invertir en la gente.

 

D.B.: Usted ha ha tenido cargos públicos muy importantes siendo tan joven, ¿cuáles considera que han sido sus mayores logros?

 

L.E.G.: Mi mayor logro fue sacar adelante mi universidad. Cuando yo escogí estudiar en el exterior mi familia había pasado por una situación económica muy difícil, estábamos quebrados, no había ni siquiera cómo pagar una universidad aquí en Colombia y mucho menos en el exterior. Me llené de coraje y reuní lo que pude que fueron 1.500 marcos alemanes, que sería como tener hoy 700 dólares, y con eso me fui para Alemania a buscar fortuna sin un cupo en la universidad, sin saber mucho alemán y todo salió muy bien. 

 

Trabajé como lavaplatos, conseguí para vivir, aprendí alemán, me conseguí un cupo en una universidad pública y pude conseguir lo que anhelaba, estudiar en una universidad fuera de Colombia, a pesar de que no tenía los recursos económicos. El haber logrado eso con éxito me llenó de seguridad. Uno mismo es el que pone sus límites, muchas veces uno es capaz de lograr cosas mucho más extraordinarias de lo que uno mismo cree.

 

D.B.: Con respecto a la creación de Activista, usted salió del Partido Liberal en el momento en el que el presidente del partido, César Gaviria, decidió apoyar la candidatura de Iván Duque en las pasadas elecciones presidenciales...

 

L.E.G.: Así es.

 

D.B.: ¿Cómo fue el proceso de tomar esa decisión? ¿Fue difícil?

 

L.E.G.: Yo milité en el Partido Liberal durante muchos años sabiendo que el partido tenía cosas malas y tratando de mejorar esas cosas al interior, tratando de generar procesos de innovación. La verdad, algunos cambios logré. En el Partido Liberal también hay gente extraordinaria y con esas personas también traté de trabajar y lo hice sabiendo que era un partido tradicional con una convicción esencial. 

 

Como politólogo si algo aprendí desde la teoría y el estudio de la democracia es que una democracia sin partidos fuertes es inviable, una democracia sin partidos se acerca mucho a un caudillismo. Cuando me fui fue porque realmente tiré la toalla, porque vi demasiadas cosas que éticamente no podía aceptar. Fue con mucho dolor, porque además es como romper con una tribu, pero hoy estoy muy feliz de haberlo hecho porque me quité un peso de encima.

 

D.B.: ¿Al crear el movimiento Activista tuvo miedo?

 

L.E.G.: No, yo estoy muy confiado. No he sentido miedo. De hecho, parte de mi vida está marcada por nunca tomar decisiones en el marco del miedo, es uno de los consejos que más le doy a la gente. Hay una frase muy clara de Franklin D. Roosevelt, que dice: "no hay nada que temer, sino el temor mismo". Yo creo que si logras tomar decisiones con cualquier otro sentimiento menos el miedo, generalmente, aciertas. Siento una gran ilusión porque veo una gran transición, una transformación democrática en Colombia y en el mundo entero, donde este tipo de apuestas políticas son exitosas. No creo que estamos solo soñando, obviamente, esto requiere de mucho idealismo para sacar adelante, y lo hago con toda la pasión, pero también sé que este es un proyecto político absolutamente viable.

 

Mira a otros candidatos: Ángela Garzón del Centro Democrático 

 

D.B.: El lema de su campaña es ‘Bogotá, consciente y sostenible’. ¿En qué momento de su vida se dio cuenta de que hay que prestarle atención a la sostenibilidad?

 

L.E.G.: Yo creo que todos somos conversos de alguna manera. Yo no crecí con esa conciencia, crecí más bien en una generación donde lo importante era carro-casa-beca. Yo soy un converso desde hace cinco o seis años sobre lo incompatible que está siendo nuestro modelo económico y urbanístico con lo que realmente tiene valor en la vida y lo maravilloso que es migrar hacia la sostenibilidad.

 

Yo cambié radicalmente mi pensamiento frente a los grandes desafíos que le corresponden a nuestra generación y entendí que la pregunta de nuestra generación, de nosotros los millenials, es esta: ¿Cómo revertimos un proceso, que no creamos, pero del cual hacemos parte, de deterioro grave del equilibrio de los ecosistemas y de nuestra vida en el planeta como especie?

 

D.B.: ¿Siempre quiso ser alcalde de Bogotá?

 

L.E.G.: Yo he trabajado mucho en lo nacional, como viceministro de Interior, de Trabajo, director del Sector Público de Empleo, y me encanta la Nación. Pero, en los últimos años, mi vida cambió radicalmente por la llegada de mis hijos y me he dado cuenta de que los desafíos de política no son solo nacionales y de visión de impulsar un país, sino de verdad de cómo estructurar una ciudad, cómo organizar una ciudad entorno a mejorar la calidad de vida cotidiana. Eso fue lo que me motivó a centrar mis esfuerzos y decir que la Alcaldía de Bogotá es la mejor apuesta para empezar a transformar a Colombia hacia la construcción de conciencia sobre esos grandes desafíos que tenemos como país.

 

D.B.: Teniendo esto en cuenta, ¿podría llegar a pensar en un futuro en la presidencia?

 

L.E.G.: Pues, desde lo que he aprendido en política, yo creo que lo que uno anhela y desea no sale bien. Lo que uno de pronto no está planeando es lo que mejor sale. Entonces, la verdad pienso que si ese escenario se presenta tendrá que ser no porque yo tenga una obsesión o un anhelo de ser presidente de Colombia, sino porque hay una coyuntura donde eso en lo que yo creo, eso que yo represento, es lo que el país está convencido que se necesita. Si hay una voluntad de país de hacer ese cambio, esa será una posibilidad más adelante, ahorita ni me ocupa.

 

Mira más contenido de Directo Bogotá sobre elecciones: Elecciones 2018

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Más historias
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Instagram - Black Circle
Sigue DirectoBogotá

[Crítica] Lapü: el cine vuelve a los indígenas wayúu

13/12/2019

Las principales mujeres de la Independencia

12/12/2019

[Fotoperiodismo] Fachadas en movimiento

12/12/2019

Plaza de Bolívar, el centro de la historia bogotana

11/12/2019

1/2
Please reload

descarga.jpg
DIRECTOBOGOTA.COM
Es un proyecto de la Facultad de Comunicación y Lenguaje de la Pontificia Universidad Javeriana, dedicado al periodismo digital,
la producción audiovisual  y las narrativas interactivas y transmedia
Copyright: - 2015 - 2019
directobogota@javeriana.edu.co

Síguenos

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • SoundCloud
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
RSS Feed
Licencia de Creative Commons