[Fotoperiodismo] Graffiti, tatuajes de las calles bogotanas

Las metrópolis del mundo tienen algo en común: los graffitis. Bogotá no es ajena a este tipo de expresión artística y en este fotorreportaje buscamos el arte urbano más representativo del centro de la ciudad.

 FOTO: Alfonso Narváez. 

 

Cada calle de Bogotá cuenta una historia; una de vida, de amor, de familias, así como del paso del tiempo o la inclemencia de la realidad. Entre muros desgastados se alzan fragmentos de arte urbano, es en ellos donde el grafiti se convierte en forma de expresión, en arte democratizado.

 

Cuando la alta esfera cultural cierra sus puertas a artistas de diversas procedencias, las calles con su carácter efímero, -pues siempre está el riesgo de que las instituciones gubernamentales decidan eliminarlos- le dan cobijo y otorgan a la obra la cercanía que los museos no proporcionan.

 

Se convierten en parte de la ciudad, de la cotidianidad y calan en lo profundo del sentido estético del ciudadano. 

 

El grafiti es en cierta medida contracultural pues se desliga del estatus quo y lo subvierte, ya sea por medio de frases, reclamos, retratos de las raíces aborígenes u otros elementos que representen la identidad nacional, regional o local.

 

En este fotorreportaje sobre el graffiti del centro bogotano pretendo representar la relación entre el ciudadano y el arte urbano, para dar cuenta de cómo la realidad y el arte se encuentran a tal punto de que se naturaliza y se convierte en experiencia estética de la ciudad. Los vendedores, transeúntes y diversos trabajadores que se enfrentan a la realidad urbana día a día se entrelazan con los trazos de las paredes para conformar una sola imagen, la imagen de Bogotá. 

 

¿Arte o vandalismo?

 

 

Existe controversia respecto al tema, en primera instancia porque aquello que se considera arte para unos, para otros no lo es. La dimensión subjetiva de lo estético no puede ser clasificada en medio de los conceptos de  bueno o malo, bonito o feo; en este caso tampoco sería sencillo clasificarla dentro de la ley pues dependería de la institución, juez o funcionario público el dictaminar cánones artísticos que no tiene relación con sus funciones.

 

Por otro lado, las instituciones relacionan al arte urbano con vandalismo en la medida que suponen el detrimento del patrimonio público, sin embargo los grafiteros comentan que este tipo de expresión hace parte de la identidad artística y cultural de Bogotá.

 

Las calles de la capital, multiculturales, antiguas o nuevas llevan un hilo común, el hilo conductor del arte urbano, el tatuaje del grafiti. Algunos más elaborados que otros, pero que otorgan carácter estético a la ciudad, pues entre trazos habitamos, trabajamos, transitamos,  nos representan y reconocemos como cohabitantes. 

Más de Alfonso Narváez: No solo desilusión: ¡Crítica!

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Más historias
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Instagram - Black Circle
Sigue DirectoBogotá

Ancestros sin voz en una ciudad del olvido

31/05/2020

Música en cuarentena

29/05/2020

[Revista impresa] Los errantes de la fe

29/05/2020

De huesos gruesos

28/05/2020

1/2
Please reload

descarga.jpg
DIRECTOBOGOTA.COM
Es un proyecto de la Facultad de Comunicación y Lenguaje de la Pontificia Universidad Javeriana, dedicado al periodismo digital,
la producción audiovisual  y las narrativas interactivas y transmedia
Copyright: - 2015 - 2020
directobogota@javeriana.edu.co

Síguenos

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • SoundCloud
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
RSS Feed
Licencia de Creative Commons