¿Quién dice qué está mal? Esta pregunta se la hicieron en el 2009 un grupo de artistas que terminaron por convertirse en una familia artística que busca expresar, mediante el arte, una inconformidad colectiva sobre lo que está mal en Colombia. @_MeDicenAlfonso hizo este artículo sobre el colectivo que ha transformado la misma pared en la calle 26 durante años.

 FOTO: Imagen de Alvaro González en Pixabay

 

 «Para uno hacer crítica lejos de los intereses del poder, tiene que tener un desprecio por el poder».

-Jaime Garzón

 

El MAL crew es un conjunto de artistas que desde su nombre se plantearon un lenguaje contundente que invita a la reflexión acerca de lo que siempre nos han enseñado que está “bien” o está “mal”. Una propuesta acertada en un país que parece regirse por la moralidad en su teoría, pero que en la práctica resulta contradiciéndose.Bogotá tiene, desde hace 10 años, registro de la obra del MAL en las paredes de toda la ciudad. Desde murales grandes hasta stickers en los semáforos. Este colectivo ha logrado plasmar su inconformidad y constante inquietud hacia las decisiones que toma el gobierno y la situación social del país.

 

Sin embargo, el Jaime, como ellos llaman al mural de la 26, que han intervenido desde el 2012, ha sido, sin duda, el mural insignia del crew. Según Cuervo, integrante del MAL, este mural el que más impacto ha tenido a nivel mediático, pues, desde el comienzo, varios medios de comunicación fueron a cubrir las diferentes pintadas.El muro ha sido intervenido 4 veces y siempre han sido ellos, acciones que consideran una suerte de maduración como artistas, un proceso creativo y colectivo que va cambiando con el paso del tiempo.

 

FOTO: El Jaime de la 26 a través del tiempo. Foto tomada del archivo fotográfico deL MAL crew

 

Te puede interesar: Museo Grau, a duras penas en pie, como Rita

La primera intervención del muro se hizo en el 2012, cuando había una indignación colectiva por el escándalo del carrusel de la contratación del entonces alcalde de Bogotá, Samuel Moreno. En ese momento, las fachadas de la 26 estaban descubiertas para abrirle paso a Transmilenio. A simple vista, como afirma Cuervo: “la ciudad estaba en cuidados intensivos. Había demasiados sinsabores a nivel político y económico. Entonces decidimos retratar a Jaime Garzón en blanco y negro con un País de mierda como encabezado.”

 

FOTO: Tomada del archivo fotográfico del MAL crew.

 

En el 2013, con la beca de intervención de IDARTES, el colectivo artístico Bicromo invitó al MAL a retocar el mural en blanco y negro, pues, por redes, los bogotanos pedían que no se borrara la figura de Garzón. Sin embargo, esta beca generó un conflicto en la comunidad del graffiti porque se sentía una molestia general al percibir esas becas como un intento para “decorar Bogotá” dejando que los problemas de fondo continuaran. A pesar de esto, los dos colectivos intervinieron de nuevo el muro y esta vez le pusieron color al primer Jaime, con unas mazorcas abrazándolo y con el encabezado: Hasta aquí las sonrisas. País de mierda.

 

Tres años después, con la noticia de la victoria del NO en el plebiscito por la paz, decidieron retratar a un personaje que interpretó Garzón por varios años: Dioselina Tibaná; empleada doméstica de la presidencia que sabía todos los chismes del Palacio de Justicia. Para esta, el encabezado fue: La paz a fuego lento. Buscaban, desde la pintura, dar un aliento al pesimismo colectivo que se vivía. Esta tercera intervención, autofinanciada, estuvo ligada a la conclusión de Fonso, uno de uno de los miembros del colectivo que, cuando estudiaba una maestría sobre arte en el espacio público y su influencia en la construcción de memoria, llegó a la conclusión del deber de replantear los objetos como los contenedores de la memoria “pues lo único que hacen es asumir la responsabilidad de llevar esta carga histórica, y en ese sentido, la sociedad deja de tenerla sobre sus hombros”. Él vio la necesidad de repintar el mural para que la carga histórica vuelva a estar en la esfera pública y no sólo en el mural como objeto.

Luego, en 2018, con la beca de intervención urbana retomaron el muro, lo que terminó en el icónico Heriberto de la Calle que sacudió los medios e incomodó a una parte del sector político. El MAL crew califica este muro como el trabajo con más nivel conceptual y técnico que hayan hecho, en especial, porque era la primera vez que se tomaban toda la cuadra. Este muro fue cubierto por distintos medios y tuvo un impacto mediático que ninguno de ellos esperaba. En la creación, como en muchas obras del MAL, permitieron que la gente que pasaba por el lugar pudiera hacer parte del proceso artístico que se llevó a cabo. El miércoles 27 de diciembre, de ese mismo año, hicieron una agenda pública para que las personas hicieran parte del final del proceso; la jornada comenzaba por una siembra colectiva en el terreno que está al frente del muro, seguido por la presentación del vídeo de Mala memoria, que es el nombre del proyecto, en el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, y, por último, la exposición sobre el proceso en el Taller Trez.

 

En último lugar, a finales del 2019 el colectivo decidió, con recursos propios, hacerle una modificación a Heriberto, pues consideraron que Colombia está pasando por un momento donde las muertes de líderes sociales, campesinos y el incumplimiento de los acuerdos están manchando con sangre, literalmente, la esperanza de paz que tenía el país. Por eso, decidieron ahogar en un mar de sangre el eslogan que acompañaba a Heriberto. El valor de la palabra como una crítica al gobierno por incumplirle al país y abandonar sectores que siguen pidiendo a gritos que se les cumplan las garantías mínimas para tener calidad de vida.

 

El MAL crew es un colectivo que cree que en el arte como “una manera paralela de escribir la historia. Es una historia no oficial, pero tan legítima como la escrita”, como afirma la Negra, integrante del MAL. Con cada uno de sus murales, este grupo de artistas, demuestra que el arte hace parte vital del proceso de construcción de memoria y sirve como herramienta para abrir espacios que nos inviten a repensarnos como sujetos dinámicos en un país como Colombia.

 

Mira mucho más en Directo Cultura

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Más historias
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Instagram - Black Circle
Sigue DirectoBogotá

El dengue y la covid-19 amenazan al Valle del Cauca

08/04/2020

Movimiento campesino, 200 años en pie de lucha

06/04/2020

Falsa ilusión

05/04/2020

Lika Nova: así suena la Bogotá rockera

04/04/2020

1/2
Please reload

descarga.jpg
DIRECTOBOGOTA.COM
Es un proyecto de la Facultad de Comunicación y Lenguaje de la Pontificia Universidad Javeriana, dedicado al periodismo digital,
la producción audiovisual  y las narrativas interactivas y transmedia
Copyright: - 2015 - 2020
directobogota@javeriana.edu.co

Síguenos

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • SoundCloud
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
RSS Feed
Licencia de Creative Commons